Paella de carne, la de verdad

Paella de carne, la de verdad
6 Flares 6 Flares ×

Tras conocer los orígenes de la paella, vamos a aprender los secretos de cómo cocinar una paella de carne. Te adelantamos que necesitas menos ingredientes de los que crees, y que no hay mucho problema en adaptarla al gusto de los niños, ya que no lleva sofrito, no tiene especias de sabor potente y la carne la podemos añadir deshuesada y sin pieles.

Ingredientes para 6 personas: 425 gramos de arroz de grano redondo, 1.4 l. de agua, 5 cucharadas de aceite de oliva, 200 gr. de conejo troceado, 200 gr. de pollo troceado, 1 pizca de azafrán en hebra, 25 gr. de garrofón o alubias blancas grandes, 50 gr. de judías verdes, media cucharada de pimentón dulce, 4 cucharadas de tomate triturado, 1 ramita de romero

Preparación: Primeramente echamos el aceite en la paella y cuando esté bien caliente añadimos la carne con un poco de sal y la doramos muy bien por todos los lados. Mientras tanto troceamos las judías verdes. Cuando esté la carne dorada, añadimos las judías y el garrofón y salteamos un minuto. Añadimos entonces el tomate, dejamos dorarlo un minuto y añadimos rápidamente el pimentón y removemos para que no se queme. Es la hora de incorporar el agua al guiso, rectificándolo también de sal. Removemos y dejamos cocer unos 30 minutos.

Pasado el tiempo, añadimos el arroz repartido en la paella en forma de cruz y el azafrán. El proceso de cocción del arroz tiene su secreto. Primeramente lo repartimos por la paella y lo dejamos hervir sin remover a fuego fuerte unos 7 minutos. A continuación bajamos el fuego casi al mínimo y continuamos la cocción durante 5 minutos más. Después podemos incorporar a la paella la ramita de romero. Tras esos 12 minutos de cocción, continuamos cocinando la paella a fuego medio o bajo, según la cantidad de caldo que quede, durante 3 minutos más.

En el último paso debemos dejar reposar la paella fuera del fuego y tapada con un paño durante 5 minutos antes de servir.

Vía: ArrozSOS

2 comentarios sobre Paella de carne, la de verdad