Pimientos Frankenstein: monstruosamente ricos

Pimientos Frankenstein: monstruosamente ricos

2 Flares 2 Flares ×


¡Proteínas, verduras y arroz con apariencia de Frankenstein!. Y es que comer no tiene por qué ser aburrido para los peques: si usamos nuestra imaginación, el típico “no me gusta” puede desaparecer pues las apariencias engañan… He aquí una monstruosa receta de pimientos rellenos de carne que divertirá a los peques a la vez que estarán ingiriendo una completa y sana comida sin apenas grasa.
Ingredientes (para 4 monstruos): 4 pimientos morrones verdes, 400 g de arroz salvaje, 400 g de carne de ternera picada, 1 cebolla, 2 tomates maduros, 3 ajos, aceite, queso rallado, sal, 1 corazón de palmito en rodajas para los ojos, aceitunas negras, un pimiento rojo (para las bocas), palillos.

Preparación: picamos la cebolla y 3 dientes de ajo, y pochamos todo en una sartén con un chorrito de aceite. Cocina la cebolla hasta que esté tranparente y añade entonces la carne picada; cuando dore un poco, poner el tomate rallado. Cuando esté bien sofrito ponemos el arroz, le damos unas vueltas (2-3 minutos) y aparatamos.

Cortamos en círculo la parte del rabo de los pimientos, quitamos todas las pepitas y los untamos por fuera con un poco de aceite; los rellenamos con la farsa de arroz con carne. Horneamos los pimientos durante 50-60 minutos (si se dorasen demasiado, cúbrelos con papel de aluminio). Cuando falten 10 minutos espolvoreamos con el queso rallado.

Para hacer los ojos, ponemos una rodaja de palmito por cada ojo y media aceituna, pinchando todo con un palillo. Para las orejas, pichamos una aceituna a cada lado con otros dos palillos. Hacemos una mueca para simular la nariz, y un huequito donde acomodamos un trocito de pimiento rojo como boca ¡A comer sin miedo!

Imnagen: thefamilykitchen

¡Nuestro nuevo libro de recetas! Las recetas más monstruosas Descargarlo ahora

Suscríbete a Recetin

Suscríbete y recibe nuestras noticias en tu email. Además, participa en promociones y sorteos

2 comentarios sobre Pimientos Frankenstein: monstruosamente ricos