¿Qué podemos adelantar para la cena de Nochebuena?

Tenemos la Nochebuena encima. ¿Tienes tantos invitados que no sabes por dónde empezar con el menú? ¿Tienes poco tiempo de hacer la cena y crees que no vas a tener todo listo para Nochebuena? Tranquilidad. Una cocina con prisas y sin tener bien pensado los tiempos y pasos que le vas a dedicar a cada plato tiene pocas probabilidades de éxito, a no ser que seas uno de esos improvisadores ingeniosos como aquellos cocineros de los que salieron famosas recetas como el panettone o el chantilly.

Tienes el día de hoy y toda la mañana y tarde del día 24 para distribuir el tiempo correctamente e ir preparando con cariño todos los platos. De eso se trata este post, de aconsejaros en qué partes de las recetas podéis ir ya preparando para que no os coja el toro.

Si vas a hacer una sopa, ya puedes empezar a hacer el caldo base. Cuenta con que sólo en hacer el caldo se te van dos horas y sin caldo base la sopa no puede hacerse. Mañana sólo tendrás que unir los productos frescos como por ejemplo el marisco, que sí es conveniente comprarlo el mismo día. Si la sopa lleva un sofrito de verduras, hoy también puedes adelantar este paso.

Si vas a preparar un pastel salado al horno de los de verduras o pescado mañana por la mañana a primera hora ya puedes hacerlo. En montarlo no tardarás mucho y mientras el horno está en marcha puedes hacer otras cosas. Una vez hecho, tapa bien el pastel y dejarlo en el frigorífico. Por la noche, tanto si tienes que calentarlo como si no, estará como recién hecho.

Las guarniciones es algo que también podemos preparar antes que el asado. Unas patatas, una compota o un puré aguantan perfectamente en la nevera de un día para otro. Así mañana sólo tendrás que hacer la carne o el pescado justo antes de cenar, para que no quede seco.

Respecto a los postres, todo lo que vaya cubierto de chocolate, se cuaje con gelatina o sean cremas a base de nata o huevos aguantan perfectamente un día en la nevera. Eso sí, los merengues y las natas montadas se bajan en poco tiempo, por lo que es preferente hacerlas en el momento en el que se vayan a añadir al postre en sí. Lo mismo ocurre con los bizcochos u otras masas como la pasta quebrada. Podéis hacerlas esta noche o mañana por la mañana y bien tapadas herméticamente no se endurecerán ni absorberán humedad.

Imagen: Ohdesign, Jocca

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *