Pocas cosas hay más ricas que un buen batido de plátano. Se prepara en poco tiempo pero tenemos que ser previsores y congelar la fruta con antelación. No cuesta nada, sobre todo si hacemos lo siguiente: cuando veamos que los plátanos han madurado demasiado, los pelamos, los troceamos y ¡al congelador!  En esta ocasión vamos a utilizar dos plátanos y unas frambuesas. Solo nos quedará poner la leche, batir todo bien y… disfrutar.

Este smoothie de mango y té matcha es una bebida fantástica para cuidarnos en verano. Un combinado refrescante y lleno de buenas propiedades. Esta receta es superfácil de preparar, con ingredientes sencillos y que nos aportarán energía suficiente para disfrutar al máximo de las vacaciones.

Con la llegada del calor ya no me apetece tanto el café con leche para desayunar. Ahora disfruto más con este batido de quinoa y maca que me llena de energía de buena mañana. Lo bueno que tiene este batido es que apto para celíacos, veganos e intolerantes a la lactosa y se prepara en un minuto…bueno, en realidad en dos minutos! ;)

Desde hace unos años los zumos, batidos, smoothies y las aguas con sabor están muy de moda. Son alimentos bebibles que nos ayudan como el zumo verde para eliminar toxinas de hoy. La verdad es que es un poco especial, quizás un poco fuerte para principiantes aunque totalmente recomendable para aquellas personas que ya estén acostumbradas a este tipo de bebidas.

Con el buen tiempo empieza la temporada de los zumos y de las bebidas refrescantes. Hoy vamos a disfrutar de un zumo de mango, naranja y lima con mucho sabor tropical. La verdad es que las tres frutas, mango, naranja y lima, combinan muy bien con la mayoría de las frutas pero juntas hacen un zumo de color intenso y sabor suave y sabroso.

¿Qué os parece si empezamos el día con un zumo de remolacha y pera? Es una bebida llena de antioxidantes y además conseguiréis darle color y sabor a la mañana. Dentro de los grandes beneficios que tiene la remolacha destaca su capacidad antioxidante. Ya sabéis que los antioxidantes protegen nuestras células de los daños causados por los radicales libres. Estas moléculas pueden causar enfermedades, sobre todo, cuando existe una contaminación ambiental, cuando sufrimos estrés o cuando llevamos una dieta poco saludable.