La papilla de pollo y melocotón es una receta original para que tu bebé se acostumbre a sabores nuevos. Sin duda alguna esta combinación de ingredientes es un poco especial porque no es habitual encontrar recetas de potitos donde se mezclen el sabor salado de los cereales y la carne con el dulce de la fruta. 

Estas copas de crema fría de guisantes con tomate y jamón crujiente son una buena alternativa cuando el calor aprieta. Es una idea fantástica para tomar legumbres en verano. Si os fijáis la idea parte del clásico plato de guisantes con jamón pero actualizado para poder tomar en verano. También le hemos dado una presentación más chic utilizando copas de Martini que hemos enfriado para evitar que la crema se caliente en exceso al servirla.

En la mayoría de las recetas de papilla siempre se mezclan los cereales con verduras y carne o pescado pero hoy vamos a preparar una papilla de plátano y arroz para la merienda de nuestro bebé. Además, esta papilla tiene muchas cualidades buenas. Por un lado podemos separar un poquito del arroz blanco que hemos preparado para los mayores y usarlo para hacer esta papilla. En este caso necesitamos 25 g de arroz ya cocido.

La verdad es que la vichyssoise es una receta bien facilona y simple, pero está realmente espectacular. En casa la preparamos mucho, así que esta vez para variar un poco de la vichyssoise tradicional hemos añadido un toque de color y sabor con la zanahoria muy interesante.
Lo que más me gusta de esta receta es que se hace prácticamente sola, tan sólo tienes que colaborar en algunos pasos y dejar que nuestra máquina cocine por nosotros. Así que la tendremos lista en 40 minutos, más un par de horitas para que se enfríe y ¡a disfrutar de ella todas las veces que queramos!

Adoro esta receta, le tengo tanto cariño que no podía dejar de compartirla con vosotros. Es una receta sencillísima, pero que a nadie le sale tan rica como a mi madre... aunque yo lo hago en casa para los míos y está bueno, a mí siempre me parece que ningún puré de patatas está como el de mi madre, no sé, será por el cariño que ella le pone al hacerlo o porque es "mi mamá"... pero como el de ella no hay ninguno. Lo que más me gusta es que aunque no hayamos tenido previsión de hacerlo, en 10 minutos lo tendremos listo. A veces, nosotros si a alguien en casa le apetece, lo improvisamos y unos minutos ya estamos disfrutando de él. Así no tenemos que recurrir al puré de patatas comercial que, aunque he de reconocer que no está malo y que a lo niños les gusta mucho, siempre es mejor hacerlo de forma casera.