Categorías: Recetas Arroz, Salsas

Vamos a daros una alternativa a vuestro arroz blanco. Si os apetece variar y dar colorido a vuestro plato probad a mezclarlo con este sencillo pesto de perejil. Hacer el pesto es de lo más sencillo y os llevará muy poquito tiempo. Necesitaréis unas hojas de perejil, nueces, parmesano y un buen aceite de oliva virgen extra. Los más atrevidos podéis poner también medio diente de ajo.

La receta de hoy sirve tanto como aperitivo, si la llevamos a la mesa como un pate, y como salsa para cualquier tipo de pasta. Se hace con tomates secos, en este caso de los que se conservan en aceite. Vamos a añadir una anchoa que le aportará sabor, medio diente de ajo y albahaca. No puede faltar el parmesano y las nueces aunque podéis sustituir estas últimas por almendras, anacardos o avellanas.

Es de los platos de pasta más sencillos que he probado y también de los más ricos. Los ingredientes son muy pocos pero, si son todos de calidad, obtendremos un resultado excepcional. Lo importante es no cocer demasiado la pasta en la cacerola -tendremos que retirarla un par de minutos antes de que de esté hecha- para que termine de cocerse en la sartén, con la leche y el parmesano.

El bulbo de hinojo es perfecto para hacer ensaladas. Es crujiente, y con ese característico sabor anisado que tanto nos gusta. Pero hoy os vamos a enseñar a prepararlo cocido y rehogado con un poquito de mantequilla. Así cocinado es ideal como guarnición. Probadlo con una carne a la plancha o al horno. Tendréis un plato no demasiado calórico y muy completo.

Categorías: Menús para niños

Este plato de pasta con calabacín y bacon estará listo en pocos minutos. Lo importante aquí es gestionar bien los tiempos: mientras cocemos la pasta prepararemos el sofrito. Los calabacines los utilizaremos sin pelar así que es preferible escogerlos de agricultura ecológica. Y que no os asuste utilizar pasta integral... necesita más tiempo de cocción pero es más saludable y está tan rica como la tradicional.

Si queréis que los niños coman calabacines tenéis que probar esta receta porque les va a encantar. Y son tan fáciles de preparar que podéis hacerlos incluso cuando no contéis con mucho tiempo. Os va a sorprender qué buenos están así cocinados. Es importante que hagáis una buena fritura utilizando de aceite de girasol específico para freír y en abundancia. 

Vamos a partir de unos guisantes congelados para hacer una pasta diferente, con guisantes y almendra picada. El toque exótico lo darán unas hojitas de menta fresca. Es importante saber cómo cocer la pasta. Tenemos que poner agua una cacerola y ponerla al fuego. Cuando el agua empiece a hervir añadimos la sal (solo sal, sin aceite). Echamos ahora la pasta y dejamos que cueza los minutos que estén indicados en la confección. Una vez cocida la escurrimos ligeramente y, directamente, la ponemos en la sartén, donde ya estarán nuestros guisantes rehogados.

Para hacer una buena pasta al ragú necesitamos tiempo. Los ingredientes son sencillos: apio, zanahoria, cebolla, carne de ternera en este caso, vino y tomate. Sin olvidarnos de la pasta. Vais a ver fotos del paso a paso de cómo hacer el ragú. Iremos añadiendo agua poco a poco, dejando que se consuma, por eso lo del tiempo que os decía al principio.