Acostúmbralos a una dieta baja en sal

Cocinamos y comemos muy salado, y un excesivo consumo de sal puede derivar a la larga en importantes problemas de salud. Es por eso que es de vital importancia que acostumbremos a los niños desde pequeños a una dieta baja en sal para que no adquieran hábitos poco saludables, pues todos sabemos lo difícil que luego nos resulta comer algo que nos parece soso.

Pero facilitarles a nuestros hijos una dieta baja en sodio no es tan sencillo como reducir la cantidad de sal que le añadimos a los guisos, que también, pasa además por evitar un consumo excesivo de determinados tipos de alimentos, como embutidos, enlatados y precocinados. Y ojo, nada de llevar un salero a la mesa.

La sal puede ser fácilmente sustituida en los guisos por diversas especias, aunque lo cierto es que un niño preferirá un plato bajo en sal que excesivamente especiado, sobre todo si desde pequeño hemos acostumbrado su paladar a los alimentos que nosotros podemos considerar sosos.

Para una dieta baja en sal deben consumirse con moderación las carnes o pescados en salazón, ahumados, curados o desecados. También los embutidos y los quesos (excepto los tipos Burgos, Villalón), sopas de sobre, purés instantáneos, cubitos de caldo, patatas chips, zumos de hortalizas envasados, bollería y panadería industrial, mantequilla o margarina sal, bebidas gaseosas en general, salsas como kepchut y mostaza o conservas. Vamos, en realidad muchas cosas de las que los niños no deben abusar por otras muchas razones.

Los alimentos de bajo contenido en sal son carnes, aves y víscera, pescados frescos, huevos, leche, yogures, petit-suisse, cuajada, requesón, harina, pastas, cereales, legumbres, verduras, hortalizas, fruta fresca, mantequilla, margarina, nata, aceites vegetales, azúcar, pastelería casera, helados caseros y chocolate. Los más saludables son las patatas, el tomate crudo, la manzana, la naranja, y el plátano.

Si educamos a los niños desde pequeños en una dieta saludable, no sólo libre de grasas, sino también de sal, podrá evitar padecer en la edad adulta importantes enfermedades como la hipertensión arterial. Además, si empezáis a cocinar un poquito soso para ellos, vosotros también os acabaréis acostumbrando poco a poco.

Imagen: Edukame
Vía: Nutricion

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *