Alubias blancas con tomate y salvia: las acabamos en el horno


Comer legumbres (garbanzos, lentejas, alubias…) un par de veces a la semana no puede ser más recomendable. He aquí una receta diferente de alubias blancas, no sólo por la elaboración y la mezcla de sabores (lleva salvia), sino porque acaba de hacerse al horno. Una delicia de alubias, sanas y apetitosas. Sin nada de grasa más que 4 cucharadas de oro líquido.
Ingredientes: 500 g de alubias blancas (remojadas en agua fría desde la víspera), 1 rama de salvia fresco, 1 hoja de laurel, 4 cucharadas de aceite de oliva, 1 cebolla mediana morada, 1 cucharadas de perejil picado, 2 dientes de ajo picados, 1 ½ cucharaditas de pimentón (dulce o picante, al gusto), 1 lata (800 g aprox.) de tomates al natural troceado, 3 cucharadas de concentrado de tomate, sal, pimienta negra recién molida, una cucharadita de azúcar.

Preparación: ponemos las alubias (previamente remojadas) en una olla grande y cubrimos de agua fría. Llevamos a ebullición y espumamos la superficie. Bajamos el fuego y añadimos la salvia y el laurel. Añadimos media cucharadita sal y dejamos cocer a fuego medio, sin tapar, unos 25 minutos (añadiendo más agua si vemos que se queda sin ella).

Aparte, en una sartén, calentamos el aceite de oliva y pochamos la cebocha picada hasta que dore. Añadimos entonces el ajo laminado y el perejil. Apartamos la sartén del fuego y ponemos el pimentón removiendo para que no se pegue. Cuando el ajo empiece a tomar algo de color, añadimos los tomates y el concentrado, y dejamos que se frían durante 15 minutos. De cuando en cuando, removemos con cucharada de palo y los aplastamos para que se deshagan. Salpimentamos y añadimos una cucharadita de azúcar para compensar la acidez del tomate.

Escurrimos las alubias y las añadimos al tomate, con 3 vasos de agua (750 ml) hirviendo. Llevamos a ebullición y dejamos que hierva durante unos minutos. Transferimos las alubias a un recipient apto par ahorno y horneamos a 180 g durante aproximadamente 45 minutos, o hasta que la superficie se vea dorada. No hay que remover, pero vigilaremos de vez en cuando que no se haya agarrado al recipiente. Si se pusiera muy seco, bajaríamos el horno a 180º C y añadiríamos un poco más de agua.

Imagen y adaptación: seasaltwithfood

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *