Aprendiendo a hacer aguas de sabores

Aprendiendo a hacer aguas de sabores

La bebida más sana para los peques y los mayores de la casa, es el agua. Pero cuando hace mucho calor, nos apetece algo con más sabor. Para evitar recurrir a los refrescos azucarados y con burbujas, no hay nada mejor que proponer una alternativa sana, natural, refrescante y riquísima: Las aguas de sabores que son una alternativa perfecta a las bebidas habituales y que además no tienen colorantes, ni saborizantes ni azúcar, por lo que son de lo más saludables.

Para prepararlas solo tienes que elegir la fruta que quieras, cortarla en dados o en gajos y meterlas en agua. Si queremos podemos endulzarla un poco con miel o con azúcar moreno en vez de azúcar blanca, o bien dejarlas con su sabor natural.

Tras 5 o 6 horas en la nevera, el agua habrá adquirido el color, el aroma y el sabor además de las vitaminas y estará perfecta para consumirla.
Esta primavera y este verano, puedes preparar aguas de sabores con muchas vitaminas de todo tipo de frutas: naranja, limón, fresas, cerezas, melón, sandía, pera, manzana, etc…. y hasta las puedes aderezar con un toque especial de menta, canela o romero para darle un sabor mucho más especial. La variación es infinita y a los peques de la casa les encantará ayudarnos a preparar sus aguas de sabores y a tomárselas.

Para ayudarte en esta divertida labor de hacer tus propias aguas de sabores, tengo varias propuestas que seguro te encantarán:

Agua de coco

Es un sabor que nos recuerda a la playa. Es refrescante, cremosa y muy dulce, la cáscara del coco puede servirnos de vaso, solo tienes que hacer un pequeño agujero para poder poner una pajita y beber su contenido. Otra opción para que sea un poco más espesa es meter los trozos de coco en en vaso de una batidora y batir el agua de coco con más agua, hielos y decorar con pedacitos de coco para morderlos.

Agua de piña

Es un agua de lo más vistosa y refrescante. Además ayuda a combatir el estreñimiento, el estrés y la anemia. Es diurética y perfecta para dietas adelgazantes. Licúa la piña con agua y cuélala para que no sea demasiado espesa para los peques. Decórala con un poco de albahaca y unas rodajitas de kiwi y te quedará perfecta.

Agua de sandía

La sandía es un tipo de fruta que nos viene estupendamente para este tipo de aguas de sabores. Licúala con agua muy fría y coloca pedacitos de sandía en su interior. Tómala sin azúcar y con un toque de hojas de menta. Aporta mucha vitamina A y calma la sed de los peques de la casa.

Agua de melón

El agua de melón aporta antioxidantes y vitaminas. Sus semillas tienen muchos nutrientes, así que no las quites, cuélalas un poco para que no te las encuentres en el agua. Este tipo de fruta, contiene mucha agua, y es muy dulce, así que no le añadas azúcar. Normalmente queda espumosa y cremosa y está buenísima si le añades unos pedacitos de fresa.

Agua de limón

agua_limon

Es una de las bebidas por excelencia y más refrescantes del verano, pero también ayuda a combatir los resfriados en invierno. Para que sea más dulce para los peques, añádele un poco de miel o azúcar moreno y estará deliciosa. No te olvides de añadirle unas hojitas de menta.

Agua de naranja y mandarina

agua_naranja

El agua de naranja o el de mandarina son también de lo más refrescantes. Ambos tienen un suave sabor que encanta a los peques de la casa. No es necesario que le añadas azúcar, sírvela bien fría con unos cuántos hielos y decórala con trocitos de kiwi.

Agua de fresas

agua_fresas

La fresa es una de las frutas favoritas de los peques en primavera. Prepárala en agua de sabor colocando unas cuantas fresas enteras en el vaso, y poniendo otras fresas con un poco de agua en la licuadora. Queda deliciosa si la acompañas con unas hojitas de menta.

En Recetin: 8 smoothies con muchas vitaminas

Otras recetas interesantes