Arroz inflado, un toque crujiente a tus recetas

Para hacer arroz inflado, sólo necesitamos arroz, calor, aceite y paciencia. Como alternativa al arroz hervido o guisado, el arroz hinchado es una forma nutritiva, barata y divertida de tomar arroz.

Tras hervirlo, secarlo y freírlo, el arroz se infla y una vez frío puede tomarse a cualquier hora del día acompañando a múltiples platos. Se puede tomar sólo como aperitivo o aromatizado con azúcar, sal u otras especias. En rebozados o como topping de postres, carnes y pescados es delicioso.

Ingredientes: Arroz, agua y aceite

Preparación: Ponemos el arroz a cocer durante veinte minutos aproximadamente hasta que esté tierno. Después, escurrimos el agua y colocamos el arroz sobre una superficie antiadherente. Metemos el arroz en el horno precalentado a 100 grados durante tres horas. En esta parte, podemos ir removiendo el arroz para que no forme bloques al secarse. Los granos deben quedar muy secos, sin ningún tipo de humedad. Una vez fuera del horno, lo podemos manipular para que el arroz se separe nuevamente. Ahora, sólo nos queda freírlo en abundante aceite hasta que los granos se vayan inflando con rapidez.

Imagen: Igooh

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *