Baklava, dulce y crujiente delicia oriental

El baklava es un pastel propio de los países balcánicos y de Oriente Medio. Tan sólo leyendo en este post se os hará la boca agua. Veréis, el baklava consiste en un dulce hecho a base de crujientes láminas de pasta filo, rellenas de una pasta de frutos secos y empapado en un baño de miel que le aporta jugosidad y un poco de ternura, pero que no hace perder a este pastelillo su chasquido característico al morderlo.

Una vez que le cojas el truco al tiempo de cocción y a la elaboración del relleno, comenzarás a experimentar con el baklava. El original es de nueces pero puedes añadirle pistachos, avellanas o ir más allá. Yo lo he probado con una mezcla de membrillo y requesón y está delicioso.

Ingredientes: 12 láminas de pasta filo, 500-600 gr. de frutos secos variados picados, 300 gr. de mantequilla, 200 ml. de agua, 5 cucharadas de agua de azahar, 100 gr. de miel, 50 gr. de azúcar, canela en rama, canela molida, cardamomo, 200 ml. de agua

Preparación: Antes de comenzar con el baklava, mezclamos los frutos secos picados con la canela y cardamomo para formar el relleno.

Ahora comenzamos a preparar el pastel. Para ello derretimos la mantequilla y untamos un molde circular. A continuación vamos a ir superponiendo capas alternas compuestas por 2 hojas de pasta filo untadas con mantequilla fundida sobre las que extendemos relleno de frutos secos.La capa final son otras 2 hojas de filo untadas con mantequilla. Presionamos bien para que quede compacto y metemos en la nevera durante 30 minutos.

Pasado el tiempo, sacamos el pastel del frigo y lo cortamos cuidadosamente con un cuchillo afilado en forma de rombos o cuadraditos. Enseguida metemos al horno precalentado a 190 grados en posición media durante 30 minutos.

Mientras tanto preparamos el almíbar. Tenemos que calentar el agua y mezclarlo con el agua de azahar, con una cucharada de zumo de limón, la canela en rama, la miel y el azúcar. Dejamos cocer a fuego lento durante 15 minutos y cuando esté ligeramente espeso dejamos enfriar. Colamos y reservamos.

Sacamos los baklavas del horno y los bañamos con el almíbar. Ahora esperamos a que se enfríen, aunque tibios no están nada mal.

Imagen: Saintcristopherhoc

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *