Bechamel, una de las reinas de las salsas

Para gratinar, para croquetas, para salsear, para rellenar… La salsa bechamel es una de las más usadas en la cocina en muchos países. Será porque contiene unos ingredientes básicos, porque su aplicación en la cocina es muy versátil y porque su sabor es suave.

Todos tenemos harina, leche, mantequilla y sal en casa. Especias como la nuez moscada, añadir queso u otros ingredientes para aportar aroma a la bechamel ya depende de los secretillos propios de cada uno.

La cantidad de harina y mantequilla debe ser la misma, sin embargo su proporción respecto a la de leche depende del espesor que quedamos darle a la bechamel.

Ingredientes: 70 gr. de harina de trigo, 70 gr. de mantequilla, 1 l. de leche entera (a ser posible fresca), sal y pimienta negra molida al gusto.

Preparación: Mientras calentamos la leche a fuego lento, fundimos la mantequilla en una cazuela antiadherente. Cuando esté derretida por completo y conservando el fuego muy bajo, añadimos poco a poco la harina y la mezclamos bien hasta que no tenga grumos, cuidando de que no tome color tostado.

Ahora ya podemos echar la leche caliente removiendo continuamente con las varillas. Rectificamos el punto de sal y dejamos que cueza la salsa a fuego lento, removiendo de vez en cuando para que no se pegue, hasta que espese al punto deseado.

Imagenes: Style

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *