Bizcocho de aceite de oliva

El aceite de oliva impregna el sabor de este bizcocho haciéndolo a la vez versátil a la hora de servirlo. Es decir, que podemos tomarlo tanto en el desayuno como en la merienda o incluso usarlo como base para aperitivos salados. Usaremos dos tipos de aceite, el de baja acidez, que aporta untuosidad sin dejar demasiado sabor, y el virgen extra, que lo notaremos en el paladar apenas demos un mordisco al bizcocho.

Ingredientes: 3 huevos grandes, 150 gr. de azúcar, la ralladura de la piel de medio limón, 100 gr. de aceite de oliva de baja acidez, 40 gr. de aceite de oliva virgen extra, 125 ml. de leche entera, 150 gr. de harina de repostería, 1 sobre (16 gr.) de levadura en polvo, 75 gr. de almendra molida

Preparación: Montamos los huevos con el azúcar y la ralladura de limón con la batidora de varillas. Una vez que esté cremosos y espumosos, vamos añadiendo el aceite poco a poco, en hilo, mientras batimos. Por último añadimos la leche y terminamos de batir.

A continuación, tamizamos la harina, la levadura y la almendra molida. Mezclamos estos ingredientes tamizados con la preparación anterior con mucho cuidado para que no se baje la mezcla. Es mejor usar las varillas manualmente.

Vertemos la masa en un molde desmontable forrado con papel de horno y untado con aceite.

Metemos el bizcocho a 180 grados en horno precalentado durante unos 30 minutos o hasta que pinchemos centro con un palillo o aguja y salga limpia. Dejamos enfriar antes de servir sobre una rejilla, desmoldando cuando esté templado.

Imagen: Cristinamella

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *