Bizcocho sin nada de grasa: ni mantequilla, ni aceite ¡Increible!

Saca tus medidores (tazas/cups) porque este bizcocho merece la pena incluirlo en nuestro recetinario. ¡Nada de grasa! Ni mantequilla, ni aceite, nada. Lo he probado y funciona, y además está muy bueno. Acompaña con un poco de mermelada por encima, azúcar en polvo, canela, cacao…

¿Se puede hacer un bizcocho sin aceite?

Bizcocho sin aceite

Sí, se puede. Así de contundentes podemos ser cuando nos preguntamos si se puede hacer un bizcocho sin aceite. Porque un postre como éste, no necesita ni del aceite ni de la mantequilla par aun acabado más que digno de los mejores reposteros. Bien es cierto que todos tenemos en mente, que un bizcocho cuenta con estos ingredientes como básicos. Es verdad que en la mayor parte de las recetas ahí están. Pero no son imprescindibles para poder disfrutar de un resultado esponjoso. Es más, cuanto menos aceite lleve como en este caso, más esponjoso nos quedará.

Para poder hacer un bizcocho sin aceite, nada como añadirle nata, además de los huevos, azúcar o la harina. Pero para ese toque único y con mucho sabor, puedes crear una combinación de cítricos.  Tanto la ralladura del limón como de la naranja van a estar presentes. Así que, para todos los que siempre se preguntan cómo hacer el bizcocho perfecto y esponjoso, ahora ya tienes la clave. ¡Di adiós al aceite!.

Preparación del bizcocho sin aceite

Bizcocho sin aceite

  1. Precalienta el horno a 180ºC. Tamiza la harina, la levadura, la sal en un cuenco grande o ensaladera.
  2. En otro cuenco grande, bate las yemas hasta que queden cremosas. Añade el azúcar hasta que quede totalmente integrada y vierte el agua, la ralladura de limón/naranja, el zumo y la vainilla. Añade a los ingredientes secos en tres veces y remueve.
  3. En otro cuenco monta a punto de nieve las clras (pon unas gotas de zumo de limón o un pellizco de sal para facilitar la tarea).
  4. Vierte 1/4 y remueve con movimientos envolventes. Añade el resto de las claras con el mismo tipo de movimiento.
  5. Vierte en un molde antiadherente (de silicona por ejemplo) y hornea 25 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro, éste salga limpio.

Cobertura de chocolate para bizcocho sin mantequilla

Cobertura de chocolate para bizcocho sin mantequilla

Aunque ya de por sí un bizcocho sin aceite tendrá un sabor perfecto, siempre se puede mejorar un poco mas. Así que, qué mejor que añadir una cobertura de chocolate para bizcocho sin mantequilla. Porque es uno de los ingredientes que gusta tanto a los más pequeños de la casa como a los que ya no lo son tanto.

¿Cómo preparar la cobertura de chocolate?

Para que nos quede una cobertura perfecta y clásica, tenemos que elegir la misma cantidad de chocolate que de nata para montar. Echamos la nata en un cazo y lo calentamos. Cuando esté a punto de hervir, echamos el chocolate troceado. Removemos bien hasta que éste se vaya deshaciendo. Bien es cierto que a esta combinación le podemos echar una cucharada de mantequilla. Pero como hemos prescindido de ella para el bizcocho, también lo haremos para su cobertura.

Cobertura de chocolate brillante para bizcocho

Si quieres añadir un poco más de brillo al resultado final, también puedes. Es solamente añadir algún que otro paso más pero siempre de manera sencilla. Ponemos seis láminas de gelatina en agua. Mientras, llevamos al fuego un cazo con 150 gr de agua y 180 de azúcar glass. Dejamos que hierva, retiramos del fuego y añadimos la gelatina. Ahora echaremos 155 gr de chocolate troceado. Con el calor, rápidamente se irá deshaciendo.

Añade también una cucharada de cacao en polvo y 100 ml de nata para montar. Removemos bien toda la mezcla. Lo colamos y lo dejaremos enfriar un poco. Luego bañaremos el bizcocho y notarás ese brillo especial que estamos buscando.

Consejos para hacer una cobertura de chocolate

Aunque a veces pensemos lo contrario, a la hora de conseguir un buen resultado, siempre es necesario contar con una buena calidad de los ingredientes. Solo de esta manera, podremos disfrutar de los mejores postres que siempre hemos deseado. La mejor manera de que la cobertura nos quede fina, es comenzar a añadirla en la parte central del bizcocho. Ella irá cayendo por todos los bordes del postre. Deja que se solidifique sobre una rejilla y en poco tiempo, estará listo para disfrutarlo.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

5 comentarios

  1.   Vrinda Mahesh dijo

    Kindly  remove the image
    copied from my blog,This is copyright violation. If you have tried this
    recipe post your own image..Pls try to understand the efforts behind
    each photographs.

  2.   Enrique Maldonado dijo

    Esta muy bueno, pero en la receta falta indicar la cantidad de huevos. Yo lo preparé con 2 y resultó muy bien.

  3.   María José dijo

    Riquísimo aún poniendoenos azucar

  4.   Monica dijo

    Tiene una pinta estupenda. Seguro que la hare. Solo un apunte, no es sin grasa. La nata es la grasa de la leche algo mas diluida que la mantequilla y obtenida con un proceso diferente. Pero a fin de cuentas tiene un minimo del 35% de grasa.

  5.   Paqui Martín dijo

    Estaría muy bien si pusieras mejor ingredientes y cantidades gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *