Bloody Mary con gambas, un cóctel molotov en el buen sentido


Nadie sabe a ciencia cierta cómo, cuándo, ni dónde apareció el bloody mary. La historia más verosímil es que se la inventó el estadounidense de origen francés Fernand Petiot, propietario de un bar en París en los años 20. Existen otras suposiciones como la de que fue creada por un barman inglés para recordar a la reina María Tudor, hija de Enrique VIII y la decapitada Catalina de Aragón. Fue famosa por sus persecuciones religiosas, de ahí su traducción María la Sangrienta (Bloody Mary). A este cóctel le hemos dado un giro y lo hemos tranformado en aperitivo para un día de fiesta (o no).Cuidado y no te pases con el tabasco (ni con el vodka).
Ingredientes (para 4 personas): 400 cl de zumo de tomate, ½ copita de vodka, 4 gambas o langostinos, 4 ramitas de apio, 1 cucharadita de tabasco, 1 cucharadita de salsa Worcester (salsa inglesa), 1 limón, agua, sal, pimienta negra, hielo.

Preparación: en una cazuela con agua hirviendo, cuece las gambas o langostinos un par de minutos. Pásalos inmediatamente a agua con hielo. Quita las cabezas y pélalos dejándoles la cola y limpiándoles con la punta de un cuchillo las vísceras (el hilillo negro que les recorre el lomo). Reserva.

Pon el hielo en una jarra junto con el zumo de limón, el de tomate, una pizca de sal, una pizca de pimienta negra, el vodka, el tabasco y la salsa worcester. Mezcla bien y reparte el contenido en las copas. Coloca los langostinos en el borde del vaso y una ramita de apio en cada una.

Imagen: timeinthekitchen

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *