Bocaditos de espinacas y queso de cabra, ¡como para perdérselos!

Las espinacas, verdura por fortuna apreciada por los niños, y el queso de cabra, blanco, mantecoso y suave, forman una perfecta combinación que, en caliente y cubierta por una crujiente capa de rebozado, nos da la seguridad que acertaremos si son niños los comensales.

Estos bocaditos nos pueden servir como un original aperitivo, un primer plato, una cena o una guarnición.

Ingredientes: 250 gramos de espinacas congeladas, 1 diente de ajo, 100 gramos de queso de cabra, 1 huevo, aceite de oliva, 50 gramos de leche, 50 gramos de harina, 3 gramos de levadura en polvo, mantequilla para engrasar el molde

Preparación: Picamos el ajo y lo rehogamos en una sartén con aceite junto con las espinacas todavía congeladas. Cuando estén bien cocidas y se les haya evaporado el agua, las retiramos del fuego y las dejamos enfriar. Cortamos el queso a trozos pequeños. En un bol, batimos los huevos y mezclamos con un poco de aceite, la leche, el queso, la harina, la levadura y las espinacas. Engrasamos bien con mantequilla unos seis moldes como para muffins o magdalenas y vertemos la masa. Cocemos en el horno precalentado a 200 grados durante 15-20 minutos.

Imagen: Withthehandsinthedough

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Un comentario

  1.   cristina dijo

    Tienen una pinta estupenda los voy aprovar que me encanta el queso y las espinacas como popeye!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *