Bocata de pollo asado con guacamole casero


Con el pollo que haya sobrado del asado del domingo podemos hacer unos deliciosos y sanos bocatas para los niños, o para llevarnos al trabajo. En este caso, el bocata lo untamos de rico guacamole casero. Aprovechamos hasta el juguito del asado, para no tirar nada (y aportarle un saborazo a nuestro bocadillo). Date el gusto de comprar un buen pan de una buena panadería del barrío y marcarás la diferencia.
Ingredientes: ¼ de pollo asado, 2 bollos de buen pan, 1 aguacate maduro, 1 tomate, ½ cebolla fresca, el jugo de asar el pollo, una cucharada de zumo de limón, sal, pimienta, cilantro fresco picado, un puñado de lechugas variadas.

Preparación: comenzamos preparando el guacamole; para ello, pelamos el aguacate, retiramos el hueso, y ponemos la pulpa en un cuenco. Aplastamos bien con ayuda de un tenedor, añadimos la cebolla picada y el tomate en pequeños dados, cilantro picado al gusto, una pizca de sal y una cucharada de limón. Mezclamos bien.

Deshuesamos el pollo, lo desmenuzamos y salpimentamos. Cortamos por la mitad los panes; los tostamos y untamos una de las mitades con el guacamole. Regamos la otra mitad de pan con el jugo de haber asado el pollo. Colocamos unas lechugas en la otra mitad y aliñamos con un poco más de jugo. Ponemos el pollo desmenuzado encima de las lechugas, y tapamos con el el pan con el guacamole. Cerramos el bocata y listo para degustarlo (o envolverlo para el cole o el trabajo).

Imagen: hollowslaketravis.com

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *