Café irlandés, ¡por qué no frío!

Ingredientes

  • 1 chupito de whisky irlandés de calidad
  • 1 taza de café largo
  • 1 cucharadita de azúcar moreno
  • Nata semimontada (tipo chantilly)

Con este tipo de recetas famosas en todo el mundo siempre hay controversia sobre su origen y autoría. Mejor pasarlo por alto. El irish coffee es una bebida caliente de esas que nos reponen en los fríos días invernales. Pero, ¿por qué no usar el café frío? Os daremos las recetas en dos versiones, caliente y fría. En estos días en los que España pasa por una ola de calor, no creo que dudemos mucho en cuál elegir. De todas formas, para gustos…

Preparación

Comenzamos haciendo el café en la máquina o cafetera. Si vamos a hacer la versión fría, lo dejamos enfriar a temperatura ambiente para pasarlo después a la nevera. Podemos también mezclarlo con hielo picado.

Ahora tenemos que enfriar o calentar el vaso. La versión clásica del café nos pide sumerger el vaso en agua caliente para calentarlo. Si hiciéramos la fría, lo metemos en el congelador un rato.

Echamos el whisky en el vaso, que debe ser alargado, y diluimos el azúcar. Ponemos el café lentamente para que quede sobre el whisky. Por último, echamos la crema, azucarada si queremos. Servimos con una cuchara alargada.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *