Camembert frito: cremoso, sabroso, delicioso…

El queso es una de las pasiones de los niños. Los hay que lo prefieren más suave, otros quieren sabores más potentes. A unos les gusta crudo, a otros cremoso y derretido en algún plato. Pero al que le gusta el queso, le gusta.

La receta del camembert frito, aunque de origen francés, se ha hecho un clásico en los bares y restaurantes españoles, y en casa también podemos disfrutar de esta receta tan fácil y rápida que nos puede servir bien como aperitivo (acompañado de mermelada), bien como parte de una ensalada o bien como guarnición.

Para hacerlo, tienes que cortar el camembert en triángulos lo suficientemente pequeños como para comerlos en dos bocados. A continuación, los pasas por harina, después por huevo batido y luego por pan rallado. Este tipo de rebozado hará que el queso se selle bien y no se derrita al contacto con el calor. Si quieres asegurarte aún más de que no se derretirá, rebózalo doblemente. A continuación fríe el queso en abundante aceite a fuego moderado, vuelta y vuelta durante un par de minutos.

Imagen: Cranberries-usa

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Un comentario

  1.   Alberto Rubio dijo

    Algunos habéis preguntado si es necesario eliminar o no la corteza del Camembert. La verdad que es opcional, ya que la corteza es comestible. El dejarle la corteza ayuda a dar firmeza al queso y a que no se derrita. Si preferís quitársela, procurad que el rebozado sea más grueso.

    Seguramente a los niños les guste más sin corteza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *