Capuccino helado, el café del verano

El café de la tarde es algo a lo que muchos estamos acostumbrados, tanto que ya es un rito diario de nuestra vida. En estas tardes calurosas de verano, quizás ese café calentito del invierno no nos entre tan bien. Mejor tomarnos un café bien frío, que no por ello tiene que perder sabor ni aroma. El capuccino helado es una buena forma de endulzar y refrescar las tórridas tardes de verano.

Para adaptar la receta a los niños, basta con usar café descafeinado y aumentar las dosis de chocolate y azúcar, así como esmerarnos en la presentación del capuccino.

Ingredientes para 4 copas: 500 ml. de café concentrado, azúcar al gusto, 500 ml. de nata para montar, 2 claras de huevo, cacao en polvo

Preparación: Comenzamos haciendo el café. Lo mezclamos con el azúcar al gusto y lo dejamos enfriar. Montamos un poco de nata con azúcar. Cogemos un poco de nata montada y la mezclamos con el café, dependiendo del grado de sabor que queramos darle. Metemos en el congelador un par de horas para que vaya granizando.

Una vez granizado el café, montamos el resto de la nata bien fría y las claras por separado con un poco de azúcar. Mezclamos la nata con las claras con cuidado. Metemos una media hora en el congelador.

Servimos el capuccino alternando capas de helado de café con espuma de nata. Adornamos con cacao en polvo.

Imagen: Amorfar

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *