Carrillada ibérica al horno

Ingredientes

  • 8 carrilladas de cerdo ibérico
  • pimienta negra en grano
  • romero fresco
  • 4 dientes de ajo
  • 1 vaso de coñac o brandy
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal gorda

La carrillada es una parte del cerdo (también la hay de ternera) muy apreciada por su limpieza y ternura a la hora de comer. Se suele cocinar estofada muy lentamente en una salsa de ajo, cebolla y vino. Nosotros estas Navidades la probaremos al horno, regada con un buen brandy. ¿Nos das tu versión de la carrillada asada?

Preparación:

1. Primeramente hacemos un majado con los dientes de ajo troceados, la pimienta en grano, el romero fresco y la sal, todo en las cantidades que nos parezcan bien, según nuestro paladar.

2. Poner en una fuente de horno las carrilladas embadurnadas en el majado y cubiertas de aceite. Tapamos la bandeja y dejamos macerar la carne en la nevera unas 6-8 horas.

3. Pasado el tiempo de maceración, metemos las carrilladas en el horno precalentado a 180 grados unos 30 minutos, tapando la bandeja con papel de aluminio.

4. Ahora destapamos la bandeja y vertemos sobre las carrilladas medio vaso de coñac, ponemos el horno a 200 grados y dejamos que se cocinen unos 30 minutos más o hasta que la superficie se haya dorado y el coñac se haya reducido. Damos la vuelta a las carrilladas y vertemos el coñac restante. Cocinamos unos 20 minutos más la carne para dorarla por ese lado. Los tiempos de cocción dependen del horno y de la calidad de la carne, por eso es mejor ir pinchando las carrilladas con tenedor para comprobar su ternura.

Imagen: Donadona

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *