Cebolla caramelizada

Ingredientes

  • 2 Cebollas
  • Azúcar moreno
  • Vinagre de módena
  • Aceite de oliva
  • Sal

Por norma general, los niños son enemigos declarados de la cebolla. Ya podemos pasarnos cocinando toda la mañana el guiso más extraordinario y suculento que nos podamos imaginar, que si a la hora de llevárselo a la boca el niño detecta tan siquiera una briznita de cebolla, lo rechaza automáticamente.

Yo fui una de esas niñas. Encontraba el trozo y mi vida se hundía, literalmente. Lo recuerdo bien, porque siempre fui muy quisquillosa con las verduras. Mi madre decía: “Pero si ni se nota, pruébalo y verás”. ¿Que no se nota? ¡Ja! Por supuesto que sí, mis sentidos se abrían hasta tal punto que era capaz de oler un pedacito de cebolla en kilómetros a la redonda.

Pero existe una manera de cocinar la cebolla que hará que muchos niños acaben por no resistirse a ella: la cebolla caramelizada. Ya su propio nombre la convierte en algo más amable, incuso el niño puede sentir cierta curiosidad y, como está dulce, se convierte en una guarnición de lo más goloso.

Preparación

Primero pelamos las cebollas y las cortamos en juliana. Las pondremos entonces en un cazo o sartén con dos o tres cucharadas de aceite de oliva y las iremos salteando a fuego lento. Tendremos que moverlas bien para que se impregne el aceite. Añadiremos entonces un pellizquito de sal y dejaremos que la cebolla vaya soltando el agua poco a poco y se ponga transparente.

Cuando esté tierna, añadiremos tres cucharadas soperas de azúcar moreno y la cocinaremos a fuego lento durante 20 minutos hasta que el azúcar se caramelice y la cebolla adquiera un bonito color dorado. Eso sí, tendremos que remover cada cierto tiempo y estar pendientes de que no se nos queme. Finalmente, añadiremos un chorro de vinagre de módena, removemos y dejamos cinco minutos más hasta que se evapore por completo.

La cebolla caramelizada es un acompañamiento ideal de diferentes carnes a la plancha, como el cerdo (sobre todo el solomillo), la ternera o la pechuga de pollo. Si a ello le añadimos un fantástico puré de patata casero os aseguro que los niños no podrán resistirse a la cebolla.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *