Cebolla frita crujiente hecha en casa

Ingredientes

  • 2 cebollas blancas grandes
  • 2 cucharadas de harina de trigo
  • sal
  • aceite para freír

Unos grandes almacenes suecos especializados en decoración han hecho muy famosa a la cebolla crujiente. Este tipo de cebolla es un plus en la textura y el sabor en los platos que la contienen. Se suele servir con perritos calientes o hamburguesas, pero no quedaría mal a modo de topping en purés o pescados a la plancha, por ejemplo.

Preparación:

1. Pelamos y picamos la cebolla en dados muy pequeños. La introducimos en una bolsa hermética de plástico y le agregamos la harina. Cerramos la bolsa y la agitamos enérgicamente para impregnar bien la cebolla de harina.

2. Ponemos el aceite a calentar a fuego medio en una sartén amplia. Cuando el aceite esté casi humeando, añadimos la cebolla con mucho cuidado de que no salte el aceite.

3. Removemos un poco y dejamos unos segundos para que la cebolla se dore. La extendemos bien sobre un plato amplio cubierto de papel de cocina para que recoja el exceso de grasa y echamos un poco de sal por encima. Dejaremos que la cebolla se seque para que quede bien crujiente.

4. Una vez seca, la pasamos a un tarro para conservarla una o dos semanas.

Imagen: Spisa, Huffingtonpost

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.