Chupachups helados, golosinas que divierten y alimentan

Hacer esta merienda o tentempié goloso no es nada complicado. Al revés, es divertido para los niños meterse en la cocina para preparar este tipo de recetas que tienen mucho de manualidades. Si echáis un vistazo a nuestras recetas de HELADOS CASEROS lo tendréis aún más fácil.

Una vez tengáis un surtido de helados, deberéis aseguraros de haber reunido el resto de ingredientes necesarios para hacer los chupachups. Solamente hacen falta las coberturas de chocolate (si usamos la de blanco podemos incluso añadirle colorantes) y tantos palillos de los de brocheta como piruletas queráis hacer. Tampoco podéis olvidarnos de coger una bandeja y varias láminas de papel antiadherente.

El helado debe estar bien duro. Sacáis bolitas con un vaciador y las ponéis bien separadas en la bandeja con su papel. Les pincháis a cada bola un palillo. Como tendréis que meter la bandeja en el congelador varias veces, deberéis aseguraros que los palillos no topen con la parte superior del cajón. Por eso seguramente hay que cortar los palitos. Una vez pinchados, metemos la bandeja en el congelador para endurecer aún más el helado.

Mientras tanto fundís los chocolates al baño maría o en el microondas, dejándolos entibiar un poco sin que pierdan su textura líquida. Entonces sacaréis del congelador los helados y sumergís uno a uno uno de los chocolates un par de veces. Si el chocolate no está muy caliente y el helado bien frío y duro no deben de derretirse los chupachups. Volvéis a congelar los chupachups en la bandeja para cuajar la cobertura antes de disfrutarlos.

Imagen: Craftzine

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *