¿Cómo conservar el perejil fresco?

Aparte de ponérselo a San Pancracio, el perejil es una de las hierbas aromáticas que más empleamos en la cocina (Y si no, que se lo digan a Arguiñano). Salsa verde, pan rallado con ajo, guisos marineros, sopas… Te damos unos consejos para que el perejil se conserve en perfecto estado de frescura y podamos así disfrutar de su particular sabor y de su alegre color.

1. Congelación: El perejil, como hierba cortada que es, se deteriora si se guarda muchos días en la nevera. Por este motivo, una vez bien lavado y escurrido, lo podemos congelar. Hay tres formas de prepararlo. Una de ellas consiste en congelar los ramilletes de perejil frescos y enteros. De este modo cuando lo descongelemos, lo desmenuzamos frotándolo con ambas manos. La segunda consiste en picarlo o trocearlo previamente. Es mejor congelar el perejil en paquetes individuales (papel de aluminio o bolsas de congelación) de poca cantidad, ya que una vez que lo descongelemos, al igual que cualquier alimento, no puede volver a ser congelado. Y la última y más sorprendente, en forma de cubitos de hielo. Rellena los huecos de la cubitera hasta la mitad con perejil picado. Cúbrelos con un poco de agua fría y congela. Añádelos cubitos al guiso poco antes de apartarlo.

2. Refrigeración: Si lo queremos usar varios días seguidos, el mejor método para tener mantener el perejil fresco es introducirlo en un frasco de vidrio muy ancho, taparlo herméticamente y guardarlo en la nevera. Eso sí, es importante que el tarro esté completamente seco. La humedad afecta al deterioro del perejil, por lo que siempre que vayamos usando sus hojas, es conveniente que le limpiemos las ramitas vacías o las que empiecen a estar mojadas o marchitas.

3. Cocinado: A la hora de cocinarlo, la experiencia nos dice que lo ideal es añadir el perejil apenas vayamos a retirar el guiso o la salsa del fuego. Una cocción prolongada hace que desaparezca su sabor, cosa que ocurre a muchas otras hierbas aromáticas.

4. En crudo: El perejil es muy socorrido para dar color y sabor a salsas. Para que mantenga su característico aroma y su verde vivo, lo mejor es picarlo en el momento de preparar la receta. Una vez sumergido en aceite o al contacto con la humedad de la propia salsa, el perejil comenzará a impregnarla con su sabor.

Imagen: Cucinasenzasenza, Preguntaleamer

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Un comentario

  1.   Bambino Murguia dijo

    realmente excelentes tips! :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *