Cómo hacer coulant de chocolate fácil

Ingredientes

  • Para 12 coulants de chocolate
  • 8 huevos medianos
  • 150 g de azúcar glass
  • 150 g de mantequilla
  • 250 g de chocolate para fundir tipo Nestlé Postres
  • 125 g de harina
  • 25 g de cacao puro en polvo
  • 1 bola de helado de vainilla para acompañar
  • Unas ramitas de menta y unos arándanos para decorar

Cuando vas a un restaurante y pides de postre un coulant de chocolate, seguro que piensas. Es difícil de preparar, ¿cómo conseguirá que el chocolate se quede derretido por dentro? ¿Lo podré hacer yo en casa y que me salga exactamente igual? Hoy voy a dar respuesta a tus preguntas, con un Sí muy grande. Porque puedes hacer tu coulant casero de chocolate en casa, rápidamente y de forma muy sencilla. ¡Seguro que te queda mucho más rico que el que puedes encontrar en cualquier restaurante!

Preparación

Bate los huevos con el azúcar con la ayuda de la batidora (ponle las varillas), hasta que los ingredientes queden bien incorporados.

En el microondas, funde el chocolate troceado, y ve programando de 30 en 30 segundos para que no se te queme. Observa que poco a poco se vaya fundiendo y remueve cada vez que lo vuelvas a meter en el microondas para que por todas las partes se haga de la misma forma.

Añade la mantequilla y el chocolate a la mezcla de los huevos y el azúcar. Procura que el chocolate no esté demasiado caliente para que el huevo no se cuaje. Remueve todo bien y añade la harina y el cacao en polvo hasta que también queden bien integrados al resto de la mezcla.

Prepara 15 moldes de aluminio (de los que venden para hacer flanes) y unta cada uno de los recipientes con un poco de mantequilla y cacao para que así la masa no se pegue al molde. Llena cada uno de los recipientes a la mitad de su capacidad, porque la masa subirá un poco.

Una vez tengas todos los moldes rellenos, mételos en el congelador al menos una hora y no hagas los coulant hasta el mismo momento en que lo vayas a comer.

Cuando llegue ese momento, pon a precalentar el horno a 180 grados, y hornea los coulants durante 10 minutos a 180 grados. Notarás que están listos porque el centro del coulant se infla un poquito como si fuera un muffin.

En ese momento, solo tienes que sacarlos del horno, y con cuidado de no quemarnos, rompemos con la ayuda de unas tijeras el molde de aluminio, decoramos los coulants con unas hojitas de menta y unos arándanos junto a una bola de helado de vainilla, y servimos bien calentito.

Es importante que si los coulants la primera vez te quedan con poco líquido en su interior, pruebes a ponerles menos tiempo de cocción hasta que encuentres el punto que te guste. Y recuerda que siempre lo has de tomar recién hecho.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *