Cómo hacer piruletas para niños

Ingredientes

  • Isomalta
  • Colorante alimentario
  • Aceite de girasol
  • Moldes
  • Palitos para las piruletas

Hacer piruletas es de lo más sencillo. Sirven como sorpresa para los peques para que esta primavera tomen unas chuches muy sanas y sin conservantes, hechas en casa con mucho cariño.

Este tipo de piruletas se elaboran con isomalta, un sustituto del azúcar que puedes comprar en farmacias y parafarmacias. Viene en polvo, y que no produce caries y tiene menos calorías que el azúcar normal.

Preparación

Prepara un poco de isomalta en un recipiente al baño maría. Verás como enseguida se transforma en líquido. No lo remuevas mucho. Una vez que el polvo está totalmente líquido añade con cuidado el colorante alimentario que quieras poner.

Para empezar a hacer las piruletas, pon los moldes que elijas a remojar sobre aceite de girasol que es mucho más suave que el de oliva, para que las piruletas no se peguen. Tras mojarlos, ponlos sobre una lámina de silicona y pon el isomalta de color dentro de cada uno de los moldes, ayudándote con una cuchara, y llénalos unos 2 milímetro.

Deja que las piruletas se enfríen y se sequen para poderlas sacar del molde. Para poner los palitos a nuestras piruletas, mete el palito en isomalta derretida, y pégalo en la parte de atrás de la piruleta. Cuando esté seco quedará totalmente pegado.

¡Verás qué buenas están!

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *