Consomé, rape y sorbete: un menú ligero pero exquisito

Lo malo de estas fiestas es lo mal que lo pueden llegar a pasar los niños y, por qué no, también los adultos, que están sometidos a una dieta médica de adelgazamiento. Mal que nos pese, la típica expresión de consuelo de “un día es un día” no tiene mucha cabida en estos casos. Lo que está claro es que, aunque sea bajo en calorías, el menú de Navidad no tiene porque ser ni insípido ni aburrido.

Igual de sabroso y bien emplatado que el resto de menús que os hemos presentado es éste que os proponemos ahora. Para empezar, un consomé con tostas de queso gratinado. De segundo, un rape a la americana. Y de postre, un delicioso sorbete de piña colada.

El consomé lo prepararemos siguiendo los trucos que os hemos recomendado en el post que le hemos dedicado. Como después vamos a comer pescado, lo ideal es hacerlo de pollo o ternera, cuidando de no echar las pieles y eliminando toda la grasa posible. Una vez preparado, ponemos sobre unas finas rebanadas de pan un poco de queso rallado tipo emmental. Lo ponemos a gratinar y servimos las tostas sobre el consomé.

El rape a la americana es una famosa receta de esas que son fáciles y que gustan mucho. Una vez que tengamos el rape limpio de piel y espinas, ponemos las rodajitas a la plancha a fuego vivo y las doramos vuelta y vuelta. Apartamos el pescado y en la misma sartén dejamos un poco de su aceite y rehogamos una cebollita, ajo picado y algunas hierbas al gusto. Echamos un chorrito de coñac y, si nos atrevemos, flambeamos. Si no, dejamos evaporar unos minutos. Echamos un buen vaso de salsa de tomate sobre la cebolla, salpimentamos y dejamos cocer unos veinte minutos. Una vez hecho el tomate, lo pasamos por el chino o por la batidora y volvemos a ponerlo en la sartén junto con el rape. Para aligerar la salsa añadimos un chorrito de fumet de gambas.

El sorbete lo podemos hacer de dos formas. Si disponemos de Thermomix, cogemos una lata de piña en su jugo de las de kilo y cortamos la piña a trocitos para congelarlos durante una hora junto con el jugo. Pasado el tiempo dejamos fuera unos minutos la piña y el zumo. A continuación los echamos en la máquina junto con un vaso grande de leche de coco hasta obtener la temperatura y consistencia deseada. Otra opción es batir la piña, el jugo y la leche de coco e introducir en el congelador unas horas removiendo de vez en cuando para evitar que se cristalice demasiado el sorbete. Si nos gusta más dulzón, añadimos un poco de edulcorante o azúcar integral.

Imágenes: Cocinamediterraneamaribel, Photobucket, Elrincondemeritxell

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *