Croquetas de espinacas y garbanzos: de potaje, ¿no?

Si el potaje clásico te resulta demasiado pesado para el verano, por aquello de que te sube la temperatura corporal, no renuncies a su buen sabor y propiedades nutricionales y prepáralo en forma de croquetas. Si usas ingredientes en conserva (espinacas, garbanzos…) lo tienes más fácil. Estas croquetas son ideales para una cena o un aperitivo. Si las congelas, más socorridas serán.

Ingredientes (6): 150 g de bacalao desalado, 100 g de espinacas cocidas, 100 gr. de garbanzos cocidos, 1 cebolla, 1 ajo, 80 g de mantequilla, bechamel (750 ml. de leche entera + 100 gr. de harina + 80 gr. de mantequilla), pimentón dulce, azafrñan en hebras, pimienta, aceite, sal, pan rallado, huevos batido

Preparación: Empezamos salteando la cebolla y el ajo muy bien picaditos en una sartén amplia con aceite. Cuando esté tierna y doradita la cebolla, incorporamos las espinacas cocidas y las dejamos que se rehoguen hasta que se queden suaves. Salpimentamos.

Ahora agregamos el bacalao y los garbanzos, echamos las especias y mezclamos.

En otra sartén, rehogamos la harina en la mantequilla fundida hasta que toma un poco de color. Agregamos entonces la leche y un poco de sal y pimienta y diluimos la harina. Cocinamos a fuego lento hasta obtener una bechamel muy espesa.

Ligamos el rehogado de espinacas con la bechamel necesaria como para que nos quede una masa compacta y manipulable. Dejamos enfriar.

Ahora ya podemos formar las croquetas. Las pasamos por huevo y pan rallado. Las dejamos reposar en la nevera una hora y las freímos en aceite caliente para que se doren. Antes de servirlas, las pasamos por papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Imagen: Cocina

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *