Crashed Hot Potatoes: patatitas de guarnición crujientes con romero


Las patatas han sido, son y serán una guarnición estupenda para cualquier tipo de carne o pescado. Sin embargo, podemos hacer algo diferente que se suponga comerlas siempre fritas o hervidas. He aquí un ejemplo sencillo y sano pues las patatas van hervidas, pero después se consigue que se pongan crujientes en el horno regadas con un chorrito de oro líquido del que dan las aceitunas. El romero además les da un sabor exquisito, aunque igualmente podríamos usar tomillo u orégano.
Ingredientes: patatitas pequeñas rojas de guarnición (unos 600-700 g para 4 personas está bien), romero fresco, sal gruesa, aceite de oliva virgen extra, pimienta negra recién molida; agua y sal para hervir las patatas.

Preparación: lavamos las patatas y las cocemos en abundante agua con una cucharada sal. Las patatas estarán hechas cuando al pincharlas con un tenedor no ofrezcan resistencia (unos 20 minutos). Transcurrido el tiempo, las escurrimos.

Ponemos aceite de oliva sobre la placa de horno (podemos repartirlo mejor con la ayuda de una brocha). Colocamos las patatas encima y las aplastamos hasta deformarlas con un cazo o similar (mejor si tenemos un machacador, ese utensilio especial para hacer purés de base plana y agujereada). Giramos el cazo o el machacador y volvemos a chafarlas.

Pincelamos las patatas con aceite de oliva virgen extra, y salpimentamos al gusto. Picamos las hojas de romero y espolvoreamos por encima. Horneamos durante 20-25 minutos en horno precalentado a 200-220 º C hasta que las patatas estén doradas y crujientes ¡Listo!

Imagen y adaptación: bigflavorsfromatinykitchen

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *