Crema de pollo, merluza y espuma de limón: un menú muy suave

Para paladares reacios a sabores fuertes y especiados. A estas personas, entre los que también hay niños, dedicamos este menú navideño basado en platos muy delicados, de sabores suaves y con una preparación sencilla sin demasiados ingredientes ni variedad de contrastantes texturas.

Para empezar, calentaremos el estómago con una aterciopelada crema de pollo. Seguidamente, una merluza en salsa blanca. Y de postre, una espuma de limón.

Para elaborar la crema de pollo cocemos en dos litros de agua dos pechugas de pollo, 1 cebolla y un puerro durante una hora. Habrá que ir retirando la espuma de vez en cuando. Una vez cocida la pechuga, la picamos finamente junto con las verduras y lo batimos todo finamente. Si es necesario podemos colarla. Rectificamos de sal y pimienta. Añadimos un poco de mantequilla y agua si queremos aligerarla o harina de maíz para espesarla.

Al hacer la merluza en salsa blanca comenzamos poniendo un puerro picado a sofreir en un poco de aceite. Cuando esté transparente, rehogamos un poco de harina y añadimos dos vasos de caldo de pescado. Batimos esta salsa. La pasamos a una cazuela y añadimos las rodajas de merluza salpimentadas y cocemos unos minutos en esta salsa.

La espuma de limón la realizamos montando tres claras a punto de nieve con azúcar. Aparte mezclamos dos yogures naturales con el zumo de un limón y la ralladura de la piel. Unimos las claras con la mezcla de limón y refrigeramos.

Imágenes: Gallina Blanca, Mundorecetas, Elle

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *