Croissants integrales al aceite de oliva

Están riquísimos y son sanísimos, pero para probarlos necesitas algunas horas. El secreto de esa masa tan esponjosa y capeada de los CROISSANTS radica en un largo proceso de estirado, doblado y reposo. Es mejor empezar bien temprano a preparar la primera fase de la masa si queremos merendar ese día (o desayunar la mañana siguiente) unos croissants integrales. No os quiero desanimar… ¡Merece la pena!

Ingredientes para 8 croissants: 150 gr. de harina integral, 75 gr. de harina blanca, 150 ml. de leche, 115 gr. de aceite de oliva, media cucharada de levadura en polvo, 1 yema huevo batida, 3 cucharadas agua tibia, 1 cucharadita azúcar, 1 cucharadita de sal

Preparación: Primeramente disolvemos la levadura en el agua tibia junto con el azúcar y dejar reposar esta mezcla en un lugar cálido de 10 a 15 minutos, hasta que haga espuma.

Aparte, calentamos la leche y le añadimos la sal y la mayoría del aceite. Le añadimos esta mezcla a las harinas junto con la levadura y removemos la masa muy bien. Dejamos reposar unos 5 minutos y volvemos a amasar hasta que la masa esté suave y elástica. De nuevo tenemos que dejar fermentar la masa durante unos 90 minutos, tapada y en un lugar cálido hasta que duplique su tamaño. A continuación pasamos la masa a la nevera unos 20 minutos.

Pasado el tiempo de reposo, amasamos la pasta de nuevo un par de minutos y la estiramos hasta formar un ractángulo de unos 30x15cm. Ahora pintamos la mitad de la masa con un poco más de aceite, doblamos la masa por la mitad, apretamos ligeramente los bordes y volvemos a estirar la masa para que adopte una forma ovoidal. Doblamos el óvalo en tres partes, lo cubrimos con film transparente y lo dejamos en la nevera unos 10. Repetimos después este proceso de engrasado, doblado y enfriado dos veces más. Finalmente, enfriar 90 minutos más.

Volvemos a estirar la masa pasado el tiempo de reposo y refrigerado y la dejamos en 4 rectángulos de unos 7×9 cm. Cortamos cada rectángulo diagonalmente en dos para hacer dos triángulos. Enrollamos cada triángulo empezando por el borde más ancho y los ponemos sobre una bandeja de horno con papel especial. Metemos la bandeja en el horno sin encender y dejamos reposar 1 hora.

Por último, pintamos con la yema, un poco de agua y sal los croissants y los horneamos a 190 grados durante 15-20 minutos hasta qye estén pujados y dorados. Dejamos enfriar sobre la rejilla.

Imagen: Ilcucchiainodimilu

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Un comentario

  1.   maria eugenia dijo

    justo lo q buscaba, gracias!!! en cuanto pueda, los hago, gracias!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *