Croquetas de 4 quesos

Ingredientes

  • Ingredientes para unas 25 croquetas
  • 50 gr de mantequilla
  • 50 gr de harina de trigo
  • 65 gr de queso manchego
  • 4 quesitos
  • 20 gr de queso azul
  • 10 gr de parmesano rallado
  • 400 ml de leche entera
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Nuez moscada
  • Para rebozarlas
  • Pan rallado
  • Huevo

Las croquetas son un aperitivo de lo más socorrido, perfectas para hacerlas en cualquier momento si tenemos la masa preparada y las tenemos guardadas en el congelador. Se pueden hacer de mil formas, como os hemos contado en muchas de las recetas de croquetas que hemos preparado, por eso es bueno tener croquetas de varios tipos en el congelador, para que cuando no sepamos qué cocinar, las tengamos a mano y las podamos preparar en un periquete.

Hoy vamos a preparar unas croquetas muy melosas y jugosas, de quesos variados que son muy suaves y suelen gustar tanto a peques como a mayores. Aunque hemos utilizado unos quesos específicos, puedes usar los que más te gusten y combinarlos como quieras. Lo más importante es tener en cuenta la cantidad de leche y la cantidad total de queso que ponéis para que la masa quede perfecta.

Preparación

Calienta la mantequilla en una cacerola y cuando esté totalmente diluida, añade la harina y no pares de remover con la ayuda de unas varillas, para rehogar la harina y que se cocine perdiendo su sabor crudo. Añade el queso manchego en pequeños trocitos y el queso azul, sin dejar de remover espera a que se vaya disolviendo por completo. Agrega un poco de leche mientras seguimos removiendo para evitar que se formen grumos.

Deja que la leche se consuma antes de añadir otro chorrito. Cuando pasen unos minutos, y hayamos añadido más o menos la mitad de la leche de toda la receta, agregamos los quesitos en trozos, y el parmesano, sin dejar de remover añadimos la leche restante hasta que tenemos una pasta que está melosa y casi sólida como la masa de croquetas.

Sube un poco el fuego, y sin parar de remover, cuando veamos que la bechamel empieza a hervir, salpimentamos y añadimos nuez moscada. Dejamos a fuego lento durante unos 15 minutos sin dejar de remover para que la masa no se nos pegue al fondo de la cacerola.

Una vez pasado este tiempo, extendemos la masa en una fuente y la tapamos con film transparente durante al menos 6 horas para que todos los aromas queden perfectos y la masa esté fría. A mi por ejemplo me gusta preparar la masa un día antes de hacer las croquetas, porque el sabor es mucho más bueno.

Para dar forma a cada una de las croquetas, cogemos pequeñas porciones de masa y le vamos dando la forma que queramos con la ayuda de nuestras manos.

Pasamos cada croqueta por pan rallado, huevo y de nuevo pan rallado, y freímos en abundante aceite de oliva, dejando reposar una vez fritas sobre un papel absorbente para eliminar los excesos de grasa antes de servirlas.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *