Crullers franceses, dales tu toque con el topping

Estos pasteles en forma de anillo, de textura crujiente y ligera parecida a la de los buñuelos o roscos de viento no son para nada franceses. Se suelen encontrar en los países del norte de Europa y en Norteamérica. Se suelen cocinar fritos y se comen fríos o templados, rebozados en azúcar, glaseado o chocolate.

Ingredientes: 6 cucharadas de mantequilla, 1 taza de agua, 1/2 cucharadita de sal, 1/2 cucharadita de azúcar, 1/2 vaina de vainilla, 150 gr. de harina, 3 huevos enteros, 2 claras de huevo, aceite

Preparación: Comenzamos haciendo un hervido en una cacerola antiadherente con el agua, la sal, el azúcar y las semillas de la vainilla. Cuando el agua llegue a ebullición, lo retiramos del fuego y echamos la harina. Removemos enérgicamente para que se integre bien en la masa. Ponemos de nuevo la cacerola a fuego medio para que la harina se cocine unos 3 minutos, revolviendo frecuentemente.

De nuevo fuera del fuego, batimos unos segundos la masa con la batidora o amasadora. Después, sin dejar de batir, echamos los huevos y las claras uno por uno conforme se van diluyendo en la masa. Pasamos esta masa a un recipiente frío (sacado del congelador) o puesto sobre hielo y removemos la masa hasta que se enfríe.

Entonces, formamos los roscos con las manos tomando tiras de masa alargadas. Los vamos friendo durante unos 5 minutos en aceite caliente poco a poco y dándoles vueltas a los crullers de vez en cuando hasta que se doren. Después los escurrimos sobre papel y los dejamos enfriar un poco antes de ponerle el topping.

Imagen: Losangelestime

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *