La historia del chocolate y los españoles

¿Quién de aquí no se ha visto tentado por el chocolate más de una vez habiendo sucumbido a sus aromáticos encantos? Muy pocos niños y mayores serán los que renuncien a este producto que si no fuera por la curiosidad y necesidad de supervivencia propia del ser humano quizás no se hubiera descubierto, ya que su fabricación no es sencilla.

Fue el pueblo mexicano Olmeca (1500 a 400 aC) quien comenzó a elaborar el chocolate en forma de bebida mediante la molienda de las semillas del árbol del cacao, mezcladas al agua y adornadas de especias, guindillas y de hierbas. Pero veremos que España tuvo mucho que ver en la introducción del chocolate en el resto del mundo.

Más tarde, los mayas y aztecas valoraron tanto las semillas de cacao por sus cualidades nutritivas que las convirtieron en moneda. Para ellos, el cacao se trataba de un regalo de los dioses. Perfeccionaron la preparación del chocolate. Las semillas eran primero tostadas y luego trituradas para hacer una pasta que después se mezclaba con agua. Esta mezcla se calentaba hasta que la manteca o grasa del cacao subía a la superficie. Se le quitaba la espuma y luego se volvía a mezclar con la bebida y se batía y se especiaba para tomar en frío. El chocolate gustaba por ser una bebida sumamente energética pero también muy amarga y picante.

Ya en el siglo XVI, gracias a la expedición de Cristóbal Colón a América, los navegantes europeos fueron obsequiados con el chocolate, que entonces no gustó mucho precisamente por ese sabor amargo y picantón. De hecho, la conquista del chocolate por los europeos tuvo lugar en 1519, con la llegada de Hernán Cortés a México. Los aztecas pensaron que Cortés era la reencarnación del Dios y el emperador Moctezuma le ofreció chocolate en un vaso de oro. El conquistador español pronto se dio cuenta del valor nutritivo de esta bebida ya que que permitía a sus soldados resistir todo el día sin tomar ningún otro alimento.

Se cuenta que junto a Hernan Cortés viajaba un tal Fray Aguilar, de la Orden del Cister, el cual hizo llegar el cacao al Abad Antonio de Álvaro, que residía en el Monasterio de Piedra de Zaragoza, donde de esta forma se elaboró el chocolate por primera vez en Europa. Cuando en Francia se instituyó la Orden de Trapa (¡fíjate, como los bombones!), rama de la cisterciense, el chocolate continuó su difusión entre la Iglesia europea, como se puede comprobar a través de las distintas chocolaterías de los monasterios europeos como el de Poblet.

Pero no sólo el poder eclesiástico se apuntó a la moda del chocolate. La corte también se apuntó a difundir lo delicioso y nutritivo que era el chocolate, ya que incluso se hizo bebida oficial de la Casa Real española a través de la boda de la hija de Luis XIV María Teresa con Luis XIV, hecho que también sirvio en la extensión del chocolate desde Francia hacia el resto de Europa.

Durante el siglo XVII el cacao fue estudiado y difundido a través de diversos tratados y manuales. A finales del siglo ya se podían ver las chocolaterías por las calles de Madrid, París o Londres, en las que el chocolate se endulzaba con miel, azúcar y suaves especias como la vainilla o la canela para adaptarlo al gusto de los europeos y eliminar su amargor y picor.

nestle

Un siglo después, el cacao continúa su apogeo comercial. En Norteamérica se fundó la primera fábrica para procesar el cacao y los franceses pusieron de moda los bombones.

A principios del siglo XIX, se empezó la fabricación de las tabletas de chocolate tal y como las conocemos a través de industriales suizos avanzaron en la maquinaria para hacer el chocolate. Entre los empresarios del chocolate más famosos del mundo encontramos a Philiph Suchard, Daniel Peter, Henri Nestlé y Jean Tobler, algunas de cuyas marcas hoy vivas.

Vía: Nutrición al día
Imágenes: Blogspot, Casa Real

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *