Disfrutando las verduras de otoño (II)

Disfrutando las verduras de otoño (II)

En Recetín continuamos apostando por las verduras de temporada y esta vez os hablaremos de las setas y la coliflor.

Las setas son la parte comestible de los hongos que emergen en determinadas épocas del año en la tierra o sobre restos vegetales, en zonas de bosque y en el campo, aunque desde hace cuatro siglos se ha extendido su cultivo. Las setas constituyen un alimento muy especial, del que llama la atención su infinidad de variedades con diferentes formas, colores y aromas. Níscalos, senderuelos, colmenillas o champiñones son algunas de ellas.

La mejor época para su recolección es en los meses de otoño. La mayoría de las setas aparecen al final del verano, entre tormenta y tormenta, pero a medida que se aproxima el otoño aumentan en calidad y cantidad. Si esta estación llega rica en lluvias y no se adelantan las heladas, los bosques y prados se convierten en verdaderos paraísos de hongos.

Buscar setas es una experiencia estupenda. Disfrutar del aire puro del campo con los niños y las mascotas de la casa mientras se otea el suelo es divertido. Para ahorrarnos males mayores, sólo hay que consumir aquellas setas que se conozcan muy bien y desechar tanto las desconocidas como las dudosas. Algunas de las setas más venenosas presentan volva en el pie, anillo y láminas blancas, por lo que es aconsejable no comer ninguna que presente estas características en caso de duda. De todas formas hoy día el mercado nos ofrece una gran variedad de setas tanto frescas, como en conserva, deshidratadas o congeladas.

setas

Respecto a su valor nutricional, las setas son alimentos con un bajo contenido calórico gracias a su alto contenido en agua. Contienen ergosterol, una sustancia por la acción del sol se convierte en provitamina D, muy importante para los niños ya que favorecen la absorción de calcio y fósforo, lo que contribuye a la mineralización de huesos y dientes. Las setas presentan además buenas cantidades de vitaminas B2 y B3, así como minerales como yodo, potasio y fósforo.

Generalmente, los niños están acostumbrados a tomar champiñones. Sin embargo, hay otras variedades de setas muy sabrosas y saludables. Además de tomarlas solas, salteadas con ajo y perejil o a la plancha, son muy versátiles para servirlas como guarnición de carnes, pescados o huevos. Otra opción sería camuflar las setas en otros platos para que así los niños se vayan acostumbrando a su sabor. Por ejemplo, las setas están deliciosas en croquetas, en canelones, con arroz, en pasteles de verduras, en hojaldres rellenos y en sopas y cremas con queso.

En cuanto a la coliflor, se trata de una inflorescencia de forma redondeada, carnosa y de gran tamaño. Pertenece a la familia de las crucíferas entre las que se encuentran verduras como el brócoli, la col y el rábano. Originaria de Asia, comenzó a cultivarse en España en el siglo XVIII. Hoy día, el principal productor es China. Aunque en España estamos acostumbrados a la coliflor blanca, hay variedades verdes, moradas y enanas, entre otras.

Las coliflores se encuentran en su mejor momento entre los meses de septiembre y enero, pero podemos disponer de ellas durante todo el año. A la hora de adquirir una coliflor, se aconseja elegir los ejemplares que presenten una masa limpia, sin manchas marrones, firme y compacta, con hojas verdes y tiernas. Se ha de conservar en el frigorífico o congelada, pero habrá que escaldarla antes.

centrodelenguas

El principal componente de la coliflor es el agua, y al ser baja en hidratos de carbono, proteínas y grasas es un alimento de escaso aporte calórico. Se considera buena fuente de fibra, así como de folatos, vitaminas C y B6, y minerales como el potasio y fósforo.

A la hora de cocinarla, es muy probable que los niños la rechacen por el no muy agradable olor que desprende al cocerla. Hay trucos que dicen que añadiendo leche al agua, o un chorrito de vinagre o una miga de pan, el olor se reduce. Por otro lado, su característico sabor hace que sea una verdura que pueda gustar mucho o nada. Si bien meramente hervida e introducida en menestras o ensalada con aceite, ajo y pimentón está deliciosa, podemos probar a darla a los niños rebozada y acompañada de mayonesa, en crema, soufflés, gratinada con bechamel o en pasteles de verdura.

Imagen: Pintura Digital
Nutrición
Centro de lenguas

Otras recetas interesantes