Educar a los niños a través de la cocina

Tengo muchos recuerdos de mi infancia en los que disfrutaba con mis familiares en la cocina. Con mi padre me gustaba hacer el gazpacho. Con mi madre, las comidas de Navidad. Y con mi abuela, postres tradicionales como el arroz con leche o las gachas de Todos los Santos.

Cocinar es algo más que una técnica para preparar platos. La cocina es una necesidad pero también una vía para socializarnos, de compartir momentos con los demás y de aprender. Es una costumbre que deberíamos pasar a los niños, disfrutarla con ellos y mostrarles los numerosos valores que cocinar conlleva.

Primeramente, podemos enseñar a los más pequeños a cuidarse y a que hagan una alimentación saludable. Les mostraremos cómo elegir y comprar los mejores productos, cómo preparar un buen menú, cuál es el valor nutricional de cada alimento y cómo manipularlos y prepararlos correctamente para sacarles el mejor partido

La cocina es también un modo de evitar que el niño se aburra si los introducimos en ella a través de platos divertidos como los que os vamos proponiendo en Recetín, que son fáciles de preparar y son emplatados de manera entretenida. Seguro que entre fogones lo pasan en grande, pero como cocinar es necesario y supone una responsabilidad y un trabajo físico e intelectual, se convierte en una manera de inculcarles el compromiso y el esfuerzo en su vida diaria

Por otro lado, podemos mejorar su autoestima y educarlos en la generosidad si los animamos a cocinar para los demás. Preparar una receta les supone un tiempo en el que deben esmerarse poniendo toda su atención y cariño para deleitar a los invitados de la mejor manera posible. Más tarde, al verse recompensados con las felicitaciones de los comensales, se sentirán orgullosos de sí mismos por haber realizado con éxito una tarea de la que fueron responsables.

Por último, insistiendo en ese marco de convivencia en el que se convierte la cocina, os recomendamos que los niños cocinen con sus amigos o familiares de su misma edad. Se acostumbrarán a trabajar en equipo, intercambiando distintos roles, siendo responsables con la labor asignada a cada uno, pero coordinándose entre todos para alcanzar un objetivo final, el obtener un delicioso plato.

Vía: Guía infantil

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *