El asado de carne perfecto

Son días de asados de pavo, cordero, cochinillo, faisanes, pato y roastbeef. La carne asada si está en su punto ha de ser sabrosa y tiene que estar tostadita por fuera y tierna y jugosa por dentro. Pensamos que el horno lo hace todo y no es así. Somos nosotros los que tenemos que preparar la pieza antes de asarla y vigilarla mientras está en el horno.

Por ello os vamos a dar algunos consejos para que consigáis ese asado de carne bien hecho, tierno y jugoso, sobre todo si son los niños los que van a tomarlo.

Antes de nada tenemos que limpiar bien la pieza de excesos de grasa, briznas, nervios y plumas. Una vez lavada, secamos muy bien con papel de cocina para que quede sin restos de agua, pues de lo contrario ese agua produciría un proceso de cocción en el horno en vez de asarse la pieza.

Si vamos a rellenar la pieza, conviene deshuesarla. Por ejemplo si es un pavo, tendremos que pedir al carnicero que nos quite el caparazón central para que a la hora de cortar el asado nos sea más fácil y salga la carne unida al relleno. Eso sí, una vez rellena la pieza tendremos que atarla con hilo de cocina.

Para que la carne no se seque durante la cocción tenemos varias opciones. Una es untar manteca o grasa de pato sobre la pieza, pero puede que el sabor no nos guste. Por ello, podemos usar simplemente aceite. También es bueno inyectar algún tipo de caldo o licor en el interior de la pieza con ayuda de una jeringuilla. Durante la cocción en el horno, es bueno ir regando la pieza de vez en cuando con sus propios jugos.

Respecto a la temperatura, 180 grados es la habitual. Si vemos que la pieza se está dorando demasiado y el tiempo de cocción no haya concluido, podemos cubrirla con papel de aluminio para evitar que se queme.

A la hora de aliñar el asado, lo ideal es ponerle sal y pimienta. Muchas especias pueden quemarse y acabar estropeando con su sabor amargo todo el asado. Otra cosa es ya hacer una salsa con los propios jugos del asado y demás ingredientes aparte.

Lo ideal es hacer el asado y llevarlo a la mesa recién sacado del horno. El hacerlo de un día para otro y recalentarlo no es bueno, la carne se seca y se endurece aún más.

Imagen: iabeef

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *