El atún en conserva, ¡vaya rellenos!

Qué les gusta un atún en conserva a los niños. De pequeño siempre le hacía a mi madre que le echara una latita de atún a la ensalada de lechuga o a la ensaladilla de patatas. Las alegraba un poquito más. Pero mucho más allá de las ensaladas o la ensaladilla rusa, el atún es el rey de los rellenos en la cocina para los niños. Con todos las recetas que se nos han ocurrido y que vamos a citar, seguro que vosotros hacéis alguna más así que no tardéis en comentárnoslo.

El atún, conocido en algunos lugares de España como la “ternera del mar”, es importante para los niños porque es una gran fuente de proteínas, calcio, niacina, vitaminas A, B y D. Dos latas de atún pueden aportar un tercio de la porción diaria recomendada de proteínas y un 40% de la dosis diaria recomendada de vitamina B12. El atún en conserva mantiene todo su valor nutritivo cuando ha sido correctamente procesado. Para los mayores también es bueno el consumo de atún ya que contiene grandes cantidades de ácidos grasos omega 3, buenos para el corazón y para el buen desempeño neuronal y de las articulaciones, así como para reducir los niveles de colesterol en sangre y controlar la presión arterial.

Para prepararlo de una forma suculenta se nos ocurre empezar con unos canapés con untables a base de atún. Podemos mezclar el atún mantequilla, tomate frito, mayonesa, mostaza, ketchup y orégano, pimientos rojos, queso blanco o aceitunas.

Y qué decir de la pasta con atún. Los macarrones con nata, atún y champiñones están para chuparse los dedos. Lo mismo que una buena lasaña o unos canelones rellenos de atún con un sofrito de verduras y tomate y gratinados con bechamel y queso. Hablando de platos italianos, una pizza de atún, la famosa tonnara, siempre es bien recibida.

Respecto a los fritos, las croquetas de atún o las patatitas rellenas son unos deliciosos bocados. La base de las croquetas es una espesa bechamel a la que se añade atún. Después se empanan y se fríen. Para las patatas, hacemos un espeso puré. Cogemos un trozo de puré y le ponemos un relleno de atún y cebolla. Completamos con más puré y redondeamos. Empanamos y freímos.

atun2

¿Seguimos con hambre? Pues hinquémosle el diente a las rica empanada gallega. El secreto está en un hojaldre finito para que se cueza bien en el horno y un jugoso relleno de atún con cebollita, pimientos y huevo duro, para el que le guste.

Y para terminar, una tortilla con atún. Si nos parece demasiado simplona, atreveos a preparar un sushi de tortilla y atún. Hacemos una tortilla francesa finita y la extendemos en un paño o esterilla. Ponemos el atún bien esparcido y en fina capa y algunas varitas de surimi de cangrejo en el extremo inicial y vamos enrollando. Servimos con mayonesa aderezada con unas semillitas de anís. Veréis que bien le sienta.

Por ahora, basta. No queremos pillar un cólico.

Vía: Dietas

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *