El menú blanco

Parece difícil hacer un menú blanco nuclear porque la verdad sería algo soso, y los alimentos con la cocción ganan colores más oscuros normalmente. Pero no nos desanimemos, con frutas y verduras que en orígen son blancas vamos a elaborar tres platos con los que los que no van a quedar blancos son los niños porque van a rebosar de salud y la vitalidad.

Comenzaremos con una pizza in bianco (como llaman los italianos a la pizza sin tomate) de cebolla y champiñones, seguiremos con una carnecita de ternera con salsa de peras y un mousse de plátano.

Para comenzar con la pizza blanca, extendemos la mozzarella sobre la masa, añadimos la cebolla laminada y los champiñones. Añadimos sal y pimienta y horneamos sin que tueste mucho para que no se pierdan los sabores ni el color. Servimos una porción como entrante.

La carnecita con peras la haremos del siguiente modo. Podemos usar cualquier carne de ave, ternera o cerdo. Cortamos la carne a taquitos muy finos y la doramos en aceite. La sacamos y en ese aceite rehogamos cebollita. Mientras vamos a ir hirviendo la carne en un poco de caldo de pollo. Cuando esté tierna, la escurrimos y hervimos el caldo con una pera troceadita junto a la cebolla. Batimos esta preparación junto con un chorrito de nata o yogur natural. En una sartén unimos la salsa de pera y la carne y cocemos unos minutos.

Por último, la mousse de plátano. Simplemente batimos tres plátanos. Montamos tres claras a punto de nieve con azúcar y una pizca de sal para que no bajen. Después mezclamos suavemente con el puré de plátano y enfriamos. Servimos en copitas con canela.

¡Todo listo! Fijáos que manú tan completo a base de frutas y verduras blancas, ricas en nutrientes.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *