El menú naranja

Como comentamos en el post sobre las propiedades de las frutas y verduras según su color, el naranja en los vegetales, gracias a la vitamina A y C, nos ayuda a mantener los huesos, los dientes y la piel fuerte, así como a conservar una vista envidiable. En una etapa de crecimiento en la que los niños mueven su cuerpo y deben gozar de una buena vista para rendir en el cole, un menú naranja de vez en cuando les puede ayudar.

Hemos creado un menú a partir de tres platos que gustan a los niños por su comodidad, son blanditos y sin desperdicios. Empezaremos con un pinchito de tortilla de patatas, continuaremos con una merluza en salsa naranja de verduras, y acabaremos con un pastel de helado relleno frutas.

De la tortilla qué vamos a decir. Tendría delito a estas alturas que un niño no hubiera probado aún una buena tortilla de patatas y que nadie supiera hacérsela. Con o sin cebolla, con más o menos huevo, y con las patatas fritas o cocidas, a cuadritos o en rodajas, a una tapita de tortilla de patatas con un trocito de pan untado en aceite y tomate no hay quien se resista.

Para la merluza en salsa elegiremos una rodaja limpia de espinas y piel en todo lo posible. Podemos cocinarla pasada por un poco de harina y fritita en aceite, o bien dorada un poco a la plancha y terminada de cocer en la salsa. Para hacer la salsa basta con rehogar un poco de cebolla o puerro con sal, añadir unos trocitos de calabaza y zanahoria y regar con un chorrito de zumo de naranja. Cuando estén tiernos, lo pasamos por la batidora.

El postre lo haremos con un helado del gusto que más agrade a los niños, aunque recomendamos un sabor neutro para no matar el sabor de las frutas del relleno. Podemos usar mango, melocotón, nectarina, pomelo, naranja, piña, caquis, papaya, mandarinas… Para que quede bonito, vamos rellenando por capas alternas un molde rectangular con helado, encima las frutas picadas, luego otra vez helado, y si queremos virutas de chocolate o galletas de vez en cuando. Para hacerlo más fácil es recomendable ir formando las capas del pastel con helado no muy congelado para manejarlo mejor. Una vez lleno el molde volvemos a enfriar en el congelador.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *