El mercado de primavera: La ciruela (V)

La ciruela, fruta carnosa, dulce o ácida y jugosa, es originaria del Cáucaso, Persia y Anatolia. Aunque necesita de un clima templado, resiste perfectamente al frío y se adapta a diversidad de territorios, tantos que existen variedades europeas, japonesas y americanas. En España se cultivan principalmente en Lérida, Aragón y Sevilla.

Entre su composición, destaca su gran aporte de agua y fibra, por lo que no tiene casi calorías. Además de hidratos de carbono, la ciruela es rica en vitaminas, sobre todo A y C. Entre los minerales destaca el potasio y el magnesio. Es también rica en pectinas y fructuosa, por lo que es apta para hacer mermeladas y compotas, al igual que el membrillo o la manzana.

En el mercado encontramos variedades famosas como la california o la claudia, sean de piel roja, amarilla o verde, más o menos grandes y con mayor o menor grado de acidez. La mejor época para consumirlas va desde abril hasta finales del verano. Al comprarlas, hay que tener en cuenta que no tengan manchas marrones ni que estén arrugadas. Sin están un poco verdes, se deben dejar fuera de la nevera para que maduren, si ya están maduras se deben guardar en la nevera sin amontonarlas, ya que son delicadas a golpes y magulladuras.

En general, preferimos comerlas frescas, pero se toman también las ciruelas pasas. También se hacen mermeladas, confituras, tartas, bizcochos, etc.

Imagen: Amuvalimentacion, Panalnalda

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *