Fish & Chips: la tradicional comida para llevar inglesa hecha en casa


Uno de los platos de comida más típicos de la gastronomía inglesa es sin duda el “fish and chips”. Se trata filetes de pescado (merluza o bacalao) rebozado de forma parecida a la manera en que se elabora la pavía en Andalucía. La cerveza que se usa en para la masa del rebozado es normalmente una cerveza fuerte tipo Guiness, aunque puedes usar cualquier cerveza negra o rubia que tengas a mano.

Es una comida que normalmente se compra para llevar en los típicos restaurantes “take away” y lo tradicional era que te envolviesen el pescado con las patatas es un cartucho hecho con papel de periódico, aunque las autoridades sanitarias prohibieron tal práctica ya hace tiempo. Los ingleses suelen regar las patatas con un chorrito de vinagre, pero eso lo dejaremos a gusto del consumidor. Curiosamente, el mejor restaurante fish and chips donde he comido, lo regentaba un matrimonio gallego en la High Street de bella ciudad de Cheltenham (Gloucestershire).

Ingredientes: 1 taza de harina y un poco más, 1 taza de cerveza, 1 huevo, 1 cucharadita de sal, 4 filetes de merluza o de bacalao fresco, 4 patatas, aceite para freír, perejil picado, vinagre (opcional), pimienta (opcional), sal para las patatas, kétchup para acompañar.

Preparación: calentar el horno a 140º C. Primero hacemos la masa para el rebozado para lo cual, en un cuenco amplio, ponemos 1 taza de harina tamizada con una cucharadita de sal. Hacemos un hueco en medio y colocamos ahí el huevo cascado. Mezclamos con unas varillas y vamos incorporando la cerveza sin dejar de mover. La masa ha de tomar una consistencia fina. La dejamos reposar una media hora en la nevera.

Mientras, pelamos las patatas y las cortamos en bastones gruesos, los cuales sumergimos en agua hasta el momento de freír. Cuando llegue el momento, tiramos el agua y secamos bien las patatas con papel de cocina. Las freímos en abundante aceite bien caliente, las escurrimos sobre papel y las salamos. Reservamos en el horno en una fuente para que guarden el calor hasta el momento de servir.

Espolvoreamos la tabla de cortar o la encimera limpia con un poco de harina y perejil picado. Limpiamos el pescado de posibles espinas, quitamos la piel si la tuvieran y los salpimentamos; finalmente, los pasamos por la harina con el perejil por ambos lados. Después los sumergimos en la masa de cerveza que teníamos reservada y escurrimos el exceso con ayuda de dos tenedores. Freímos en abundante aceite caliente hasta que queden dorados y crujientes. Escurrimos el exceso de aceite y los colocamos sobre papel de cocina en una fuente.

Servimos el pescado junto con las patatas fritas, ofreciendo a los comensales pimienta negra recién molida y vinagre para las patatas por si fuera de su agrado, y kétchup para mojar.

Imagen: cityweekend

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Un comentario

  1.   Patxi Lorenzo dijo

    y el horno??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *