Focaccia de tomate y orégano

Ingredientes

  • 350 ml. de agua caliente
  • 600 gr. de harina de fuerza
  • 25 gr. de levadura fresca en cubos
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 15 gr. de sal
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • aceite de oliva virgen extra
  • orégano
  • tomatitos cherry
  • sal gruesa

Muchos sabréis que la focaccia es un tipo depan italiano que se suele servir cortado y aderezado con sal, aceite y algunas hierbas. Como la pizza, se puede enriquecer con algunas verduras como el calabacín o el tomate. Sin embargo, no solemos encontrar una focaccia con queso o varios ingredientes a la vez.

Preparación:

1. Preparamos la masa de la focaccia de la siguiente manera. Desmenuzamos la levadura en un vaso y le añadimos el azúcar y un poco de agua tibia. Removemos bien la solución y la dejamos reposar hasta que ya no se forme espuma en la superficie. Entonces, le disolvemos también la sal.

2. Ponemos la harina en un recipiente grande o encimera y agregamos la mezcla de la levadura, el aceite y el agua restante. Mezclamos bien todos estos ingredientes hasta que tengamos una masa suave, elástica y poco pegajosa (si la masa es demasiado pegajosa, agregamos un poco de harina). Formamos una bola con la masa, la colocamos en un bol y lo cubrimos con un paño limpio. Dejamos reposar en un ambiente cálido(35 grados) alrededor de un par de horas o hasta que la masa haya duplicado su volumen.

3. Pasado el tiempo de levado, extendemos la masa para dejarla del tamaño de la bandeja de horno y para que tenga un espesor de 1 centímetro aproximadamente. Aplicamos presión con los dedos en la superficie de la masa para formar muchos hoyitos. Pincelamos generosamente con aceite de la superficie para que sedimente en esos huecos. Dejamos de nuevo reposar la masa una media hora en un lugar cálido.

4. Mientras tanto, lavamos, secamos y cortamos los tomates por la mitad. Presionamos los tomates sobre papel de cocina para que les salgan el jugo y las semillas. De esta forma no se nos agua la masa durante el horneado.

5. Cuando la masa haya reposado, le repartimos los tomates y presionamos para que entren superficialmente en la masa. Espolvoreamos con sal, orégano y un chorrito de aceite de oliva virgen. Dejamos reposar de nuevo la focaccia otra media hora.

6. Horneamos la focaccia en el horno precalentado a 190 grados durante unos 30 o 40 minutos hasta que se dore.

Ortosultasto

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Un comentario

  1.   Blanka Sanz Postigo dijo

    yo kierooooooooooooo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *