Fresas en gelatina de “vin brulé”

Tomar el vino caliente es una forma muy extendida en muchos países del centro y norte de Europa. Aparte de quitar el frío, reconforta y alegra el paladar. El vin brulé lleva azúcar y especias que le aportan un agradable aroma. Generalmente se le añaden especias propias de la repostería, como la canela, el anís o las cáscaras de cítricos.

FRUTAS DEL BOSQUE Y VINO maridan muy bien, así que vamos a darnos un homenaje este fin de semana con un vin brulé en gelatina (no es en caliente) y unas fresas de las que ya se empiezan a ver en los mercados.

Ingredientes: 600 ml. de vino tinto de calidad, hojas de gelatina (mirar en el envase la cantidad en proporción respecto al líquido), 6 cucharadas de azúcar, 2 ramas de canela, semillas de anís, la piel de 1 naranja, 1 cucharada de miel, 3 clavos, 750 gr. de fresas

Preparación: Comenzamos haciendo el vin brulé calentando el vino junto con el azúcar, la miel y las especias (excepto la piel de naranja). Lo dejamos hervir unos 5 minutos y retiramos del fuego. Echamos la piel de naranja. Dejamos infusionar tapados unos 5 minutos. Colamos el vino y añadimos las hojas de gelatina reblandecidas en agua fría y posteriormente bien escurridas. Las diluimos en el vino, que deberá estar caliente. Echamos en copas individuales el vino y ponemos las fresas a nuestro gusto (Con o sin pedúnculo, partidas o no). Dejamos enfriar las copas antes de meterlas en la nevera a que cuaje la gelatina por completo.

Imagen: Solodulces

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *