Frittata de puerros, alcachofas, patatas y queso de cabra ¿o cambiamos algo?


La frittata, o tortilla (de patatas o no) a la italiana al horno, se presta a muchas variantes y es por esto que presento aquí una variante de alcachofas, puerro, cebolla y queso de cabra. ¿O qué otra cosa pondrías? Ingredientes: 2 patatas rojas, alrededor de 250 g, 150 g de corazones de alcachofa, frescos, congelados (descongélalos primero) en conserva, 2 puerros, el zumo de 1 limón, 2 dientes de ajo picados, picados, 7 huevos grandes, 2 cucharadas de leche, recién molida, 1 cucharada de perejil fresco, picado, 1 cucharada de cebollino fresco picado finamente, 100 g queso de cabra desmigado, sal, una vuelta de pimienta negra, aceite de oliva.

Preparación: precalentamos el horno a 180 º C. Lavar y secar las patatas. Las cortamos, preferiblemente con una mandolina para que queden muy finas. Añadir 2 cucharadas de aceite de oliva a una sartén a fuego medio. Añadir las patatas, bajando el fuego a medio-bajo, y cocinamos, removiendo ocasionalmente, hasta que las patatas estén tienes, unos 10-15 minutos.

Mientras tanto, limpiamos y cortamos los puerros. Batimos los huevos, el zumo de limón, la leche, la sal y la pimienta en un cuenco amplio. Batimos hasta que esté bien mezclado. Agregamos el cebollino y el perejil, removiendo. Retiramos las patatas de la sartén y reservamos. Añadimos las alcachofas, puerros y el ajo a la sartén, y los salteamos. Mezclamos el contenido de la sartén y las patatas con la mezcla de huevo. Removemos hasta que esté bien incorporado todo.

Ponemos un poco más de aceite en la sartén. Vertemos la mitad de la mezcla en el fondo, cubrimos con la mitad del queso, y luego la otra lo que queda de mezcla de huevo y verduras; finalmente, el ponemos resto del queso. Cocinamos a fuego medio-bajo durante 10 minutos, hasta que la parte inferior se ponga firme.

Transferimos al horno (lo ideal es que nuestra sartén sea apta para el horno para meterla directamente; en caso contrario, tendremos que pasarla a una fuente de horno) y horneamos 5-15 minutos hasta que la parte de arriba se haga y se ponga firme. Colocamos un plato en la parte superior de la sartén y, con cuidado, damos la vuelta. La frittata debe salir sin problema. Cortar en trozos y servir. Decorar con cebollino por ejemplo.
Nota: si tenemos una sartén doble de las especiales para hacer tortilla, podemos probar a terminarla en el fuego sin pasar por el horno, dando la vuelta a la frittata en su momento. No lo he hecho, pero creo que funcionaría.

Imagen y adaptación: goodlifeeats

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *