Frutas de invierno (IV): La manzana

La manzana, al igual que la pera, es otra de esas frutas de las que podemos disfrutar casi todo el año pero es en invierno la época en la que la consumimos más a menudo debido a que es una estación más pobre en frutas que la primavera y el verano.

No obstante, comer manzana a menudo debería ser una regla a seguir si atendemos al dicho de ‘Si quieres una vida sana, cómete todos los días una manzana’. Este dicho más bien deberíamos aplicarlo al hecho de comer fruta a diario, ya sabemos, eso de las cinco piezas de fruta y verduras al día. Desde luego en Recetín no paramos de ofreceros ideas de exquisitas recetas de frutas y verduras.

Desde luego la manzana algo tiene que tener cuando el manzano es el árbol frutal más cultivado a nivel mundial. Habiendo sido un fruto simbólico a lo largo de la historia, la manzana es una de las frutas más antiguas con las que el hombre se ha alimentado, pues hay datos de su consumo en la prehistoria. Más cercanos a nuestro tiempo, la manzana fue introducida en la península por los romanos y los árabes y hoy en día, España es uno de los principales países productores, centrándose el cultivo en las regiones de Cataluña Aragón, La Rioja y Navarra.

Aunque existen más de mil variedades de manzana, en el mercado solemos encontrar algunos tipos como la Granny Smith, la reineta, la Golden, la Starking o la Royal Gala. Unas y otras varían según su peso, forma, los diferentes colores de la piel (verdes, rojas, amarillas y bicolores), textura (arenosa, carnosa, crujiente, etc.)
o sabor (dulce o ácido, más o menos aromático).

La manzana es una de esas frutas que conviene manipular lo menos posible para evitar golpes que comiencen a afear y poner a la fruta en mal estado, por lo que en el mercado nos fijaremos en las piezas lisas y sin manchas, aunque es verdad que hay variedades que presentan manchas marrones de textura rugosa de por sí, como la reineta. La manzana es una de las frutas que mejor se conserva, en el frigorífico dura varias semanas, según la variedad.

Desde el punto de vista nutriticional, la manzana es una de las frutas más completas y enriquecedoras en la dieta. Un 85% de su composición es agua, por lo que resulta muy refrescante e hidratante. Además de los azúcares, la mayor parte fructosa, la manzana es fuente de vitamina C, E, provitamina A y fibra. Entre su contenido mineral sobresale el potasio. Las extraordinarias propiedades dietéticas que se le atribuyen a esta fruta se deben en gran medida a los elementos antioxidantes que contiene,como los flavonoides y la quercitina.

Vía: Consumer
Imagen: Amazonaws

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *