Frutas del bosque heladas con salsa de chocolate blanco: disfruta la fruta

Ingredientes

  • 500 g de frambuesas
  • 250 g de arándanos
  • 250 g de moras
  • 250 g de fresas o cerezas
  • 200 ml de nata (35% materia grasa)
  • 1 vaina de vainilla
  • 300 g de un buen chocolate blanco

Qué mejor postre que fruta fresca… Y tan fresca, porque vamos a congelar frutas del bosque para obtener un helado tan natural como la vida misma. Hoy en día son muchos los supermercados que traen ya bolsas de frutas del bosque congeladas, pero están también todo el año disponibles frescas en la parte de frutería, donde las ensaldas, en bandejitas. El toque de distinción además lo aportamos con una salsa de chocolate blanco que nos puede valer para infinidad de cosas. ¿Quieres un truco para obtener azúcar vainillado casero? Lee la receta y ya verás.

Preparación

  1. Lavamos y secamos bien las frutas del bosque. A las fresas les quitamos la parte verde y las cortamos en trozos gruesos. Si usamos cerezas, les quitamos los rabitos, las cortamos a la mitad y las deshuesamos.
  2. Disponemos los frutos en una bandeja, separados entre sí, y las metemos en el congelador al menos dos horas, hasta que se congelen totalmente. En ese momento las metemos en bolsas de congeldos para que no absorban ningún sabor ni olor.
  3. Cuando vayamos a hacer el postre, las sacamos del congelador y las distribuimos en 6 platos, dejando que se descongelen ligeramente (unos 10 minutos) mientras hacemos la salsa.
  4. Para hacer la salsa ponemos al baño maría la nata, el chocolate en trocitos y las semillas de la vaina de vainilla* (que previamente hemos abierto a la mitad y rascado con la punta de un cuchillo para obtener esas valiosas semillas). Removemos con una espátula hasta que todo quede derretido e incorporado, pero sin que llegue a hervir.
  5. Vertemos la salsa caliente sobre las frutas semicongeladas inmediatamente y a disfrutar.

* Truco: no te deshagas de la vaina de vainilla después de rascar las semillas, pues podemos obtener un azucar vainillado casero fantástico con sólo metar las dos mitades en un frasquito hermético (o bote de cristal) con azúcar. Agita y ya lo tienes para cualquier postre que lo requiera.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *