Frutos secos caramelizados, crujiente toque en tus recetas

Si ya de por sí los niños se pierden con los frutos secos, más le gustarán los frutos secos caramelizados. Se trata de bañar almendras, avellanas, cacahuetes, pipas e incluso kikos en almíbar, caramelo o miel y dejarlos secar un rato para que adquieran una película crujiente que nos provoque una explosión salada y dulce a la vez en la boca.

Tenemos ejemplos típicos de frutos secos caramelizados como las almendras garrapiñadas o el crocanti. Ambos sirven para cubrir o decorar tartas o helados, produciendo ese divertido contraste de texturas entre el crujiente de la almendra con caramelo y la suavidad del postre. Pero podemos ser más atrevidos y usar los frutos secos con caramelo en aperitivos como canapés y tartaletas agridulces, añadiéndolos picaditos en platos de carne y pescado e incluso en rebozados, o jugando con el sabor salado de algunos frutos secos como las pipas y los kikos con algunos postres.

Estas combinaciones tan originales son ideales para los platos de un menú festivo como la Navidad o alguna que otra celebración. Así que ya podéis estar inventando alguna receta para que nos contéis que tal fue.

Imágenes: Elle, Recetasdecocina, Lacocinadejoseluis

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *