Guacamole, sabor mexicano en el plato

El guacamole es una salsa muy aceptada por los niños, ya que es una salsa espesa muy apta para mojar aperitivos como los nachos o algunos bocaditos rebozados como los crujientes de pollo.

Esta salsa mexicana tiene tres secretos para que salga buena. El primero está en saber darle el espesor adecuado, otro es intentar conservar el color verde del aguacate lo máximo posible evitando que se oxide, y por último saber equilibrar correctamente los ingredientes para darle al guacamole su auténtico sabor.

Para hacer el guacamole necesitamos: 2 aguacates maduros, 1 tomate pequeño, 1 cebollita, zumo de medio limón, sal, una pizca de tabasco, una hilito de aceite suave y cilantro fresco

Pelamos primero el tomate y los rallamos, dejando escurrir sus jugos. Picamos también la cebolla muy menudita. A continuación pelamos el ahuacate, lo partimos por la mitad, le quitamos el hueso y lo picamos bien. Cogemos un mortero grande y machacamos primero las hojas de cilantro, añadimos después el aguacate junto con la sal, la pizca de tabasco y el hilito de aceite. Seguimos machacando hasta obtener un puré de aguacate. Añadimos el zumo de medio limón y la cebolla y el tomate picados y mezclamos bien.

El guacamole es una salsa trabada y espesa, no demasiado batida, pero si os gusta más fina y cremosa podeís usar la batidora.

Imágenes: Phimariana, Lacocinademona, Cocinaycomidasana

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *